El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

martes, 15 de julio de 2008

Cuando ser jockey es bien de familia

Lanacion.com (Argentina) - Argentina


Los Pró, padre e hijo, son rivales en las pistas; fuera de ellas se ayudan mutuamente para mejorar.


FOTO

Los Pró, padre e hijo, son rivales en las pistas; fuera de ellas se ayudan mutuamente para mejorarAlgo más que nombre y profesión comparten los Pró Foto: Gentileza R. Rossi

LA PLATA.- Osvaldo Pró marcó el camino y su hijo lo siguió. Como en muchas familias en las que las profesiones se heredan, los Pró hicieron del oficio de jockey algo que los vincula más profundamente. Se podría decir que hablan el mismo idioma, que sintonizan igual frecuencia.

No son ellos los jinetes más ganadores del Bosque; su historia singular es la del padre que compite con su hijo por los mismos triunfos en las pistas. Osvaldo comenzó a correr hace más de 25 años, con algunas intermitencias; su hijo, también Osvaldo, se lanzó hace seis meses.

"Mis comienzos fueron duros, con momentos más difíciles que buenos a lo largo de toda mi carrera, pero nunca me doblegué, y eso es lo que día a día trato de transmitirle a mi hijo", cuenta Osvaldo padre, a quien los médicos le dijeron que ya no volvería a montar luego de una rodada en 2000, de la que salió con fractura de pelvis y desplazamiento del sacro.

"No podía alejarme de la actividad; hasta me dediqué a hacer chaquetillas. Un día, como terapia de recuperación, comencé a montar, bajé de peso y el año pasado volví a las carreras", sintetiza. Para entonces, su pibe ya había egresado de la academia de jinetes.

"Papá no me indujo a meterme en el turf; él quería que estudiara otra cosa, pero yo me había criado con los caballos", dice el hijo, que ya tuvo ocasión de cruzarse con su padre en las mismas carreras.

"Me gusta escucharlo mucho. Desde su óptica, me corrige defectos y a veces me toca a mí criticarlo, con el único objetivo de mejorar", cuenta el joven, de 24 años.

El mayor de los Pró sólo tiene palabras de agradecimiento para Carlos Santiñaque, Horacio Torres y el Mago Yalet, que le tendieron la mano para volver a insertarse en el circuito. "Ahora estoy pasando por mi mejor momento", asegura.

Padre e hijo todavía no protagonizaron un final cabeza a cabeza, pero ya saben cómo los sorprenderá ese momento.

"Algún día pasará, y será a cara de perro : los dos defendiendo a muerte los intereses del propietario y del cuidador de los caballos que cada uno monte. Lo mejor, tal vez, sería una puesta, con lo que evitaríamos las cargadas mutuas", adelanta el padre.

Osvaldo Pró, que aún descarga dos kilos, analiza a su hijo. "Su mayor cualidad es la tranquilidad. No se desespera nunca durante los desarrollos, y creo que a la larga eso da buenos resultados. Siempre es optimista, por más que no gane todo lo que desea."

Ahora, es el hijo el que habla del padre. "Lo mejor que tiene como jockey es su perseverancia. Nunca bajó los brazos. Su actual buen momento es el mejor premio a tanto sacrificio. Papá es mi mejor espejo."

Juan J. Martínez

De tal palo...

Los Calvente, Héctor y su hijo Gustavo, también son ejemplo de jockeys integrantes de una misma familia que han coincidido en las pistas. Más común es que haya entrenadores que pasen el oficio a sus hijos y éstos a los suyos, como las familias Etchechoury, Maldotti
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International