El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

domingo, 17 de agosto de 2008

MDZol - Mendoza,Argentina

José de San Martín, el libertador universal
web
José de San Martín, un héroe americano.
por Viviana García Sotelo

La visión estratégica y el espíritu de liderazgo, fueron algunas de las características naturales de San Martín. Y esas virtudes, traspasaron los límites de Argentina. El San Martín que estudiamos en la escuela, es muy limitado. A penas aprendemos algunas fechas y gestas, sin entender el contexto de esa historia.

Un viejo refrán, reconocido por los grandes estudiosos sobre la figura de San Martín dice “de San Martín todos hablamos, muy pocos lo conocemos y nadie lo imita”.

José Antonioni, es docente universitario mendocino, magister en diversos temas de historia, y ferviente conocedor de la vida y gestión de gobierno de José de San Martín. Al dialogar con él uno puede llegar a sentir la apasionante vida del Gran Capitán.


Para Antonioni a San Martín debemos conocerlo como realmente era, con sombrero y poncho. Sin el uniforme estilo europeo, como solemos ver en nuestros manuales de estudio, sin peinados con rulos sobre la frente, ni briosos caballos blancos. “Siempre nos presentaron a San Martín como un mariscal francés-dice Antonioni- una imagen muy lejos de la realidad de este ferviente luchador criollo”.

José de San Martín fue Gobernador de Cuyo, un territorio bastante amplio, que abarcaba lo que hoy es la provincia de Mendoza, San Juan, San Luis y parte de La Rioja.

Cuando él llega a este territorio para armar el ejército que cruzaría la cordillera, se econtró que no tenía un respaldo Estatal para sostenerlo. Entonces tuvo que comenzar desde cero su idea hacia la libertad.

Así fue como empezó a organizar el Estado de Cuyo, realizó cientos de obras para facilitar la vida en el lugar. Llevó el agua hasta la plaza mayor de Mendoza, utilizando el mismo trazado que los ingenieros Huarpes habían delineado años anteriores.

Construyó el primer hospital, fundó la primera escuela, y creó una imprenta que abastecía de libros esa escuela. San Martín decía “para una Nación libre, son tan importantes los
libros como los fusiles”.

También humanizó la cárcel, en donde no había quema de colchones ni protestas como las de ahora. Forestó Mendoza y organizó la ciudad.

La lista para describir todo lo que hizo San Martín durante su gestión como Gobernador de Cuyo, es muy grande, difícil de explicar con detalles en esta nota.

Todo esto lo hizo en una época hostil, en momentos muy duros para la gente, sin electricidad, sin gas, ni caminos asfaltados o las grandes comodidades que hoy tenemos. Lo que es más importante es que a San Martín no le tomó una gestión de cuatro años concretar esto. En menos de un año, no sólo organizó la ciudad, sino que también preparó a su sucesor en la gobernación, responsabilidad que cayó en manos de Toribio de Luzuriaga.

San Martín tenía mucho trabajo para hacer en Cuyo, conseguir dinero, armas, caballos, gente, uniformes, alimentos y tantas otras cosas para su largo viaje a Chile. Siempre se dijo que en el afán de tratar de conseguirlos, había obligado a las señoras de la sociedad y a los poderosos, para que colaborasen con recursos para la formación de su ejército.

“Él tenía una autoridad moral descomunal- afirma el historiador Antonioni- hoy los políticos necesitan usar la fuerza para obtener algo del pueblo. San Martín dio el ejemplo, antes de pedir nada, cuando asumió dijo “ha llegado la hora de los verdaderos patriotas, el lujo y las comodidades deben avergonzarnos, desde hoy nuestros sueldos quedan reducidos a la mitad”, de esta manera, reduciendo su propio ingreso, consiguió los recursos para equipar su ejército”.

Lamentablemente a San Martín sus pares caudillos lo dejaron solo, en su gesta pocos lo colaboraron con sus necesidades. A pesar de sus pedidos y cartas enviadas a otros líderes de la revolución, nadie lo ayudó.

Sin embargo siempre estuvo muy agradecido a los ciudadanos de Cuyo por el esfuerzo y la colaboración que le prestaron, así lo dejó saber a través de una carta, “denme tres pueblos como Cuyo y libertaré toda América”.

Cuyo no le falló al prócer, las mujeres hicieron la bandera que él pidió, con la mejor tela blanca que se conseguía en la época y el azul celeste, que aunque no era de buena calidad, un comerciante local, entregó a las modistas eventuales. El emblema se haría tal y como lo quería el Gran Capitán.

Los símbolos de la bandera no fueron al azar. El blanco como sinónimo de la libertad que perseguían los revolucionarios, el azul celeste que Belgrano utilizó como homenaje y gratitud, a la Virgen de la Merced, y los bordados con hilos de oro que dejaron la huella de quienes colaboraron con esta gesta.

San Martín fue un visionario y estratega genial, y así lo vieron también los gobernantes extranjeros. Cuando él termina su proeza, sale del país rumbo a Europa, con el firme propósito de criar a su hija y escapar de las amenazas de muerte que pesaban sobre su persona.

Quiso desembarcar en Inglaterra, y los gobernantes del lugar no se lo permitieron, el país atravesaba una dura etapa de conflictos sociales y políticos, un grande como San Martín, podría alentar aún más la revolución. Lo mismo pasó al llegar a Francia, por lo cual Don José y Merceditas, viajaron hasta Bélgica, en donde fue recibido con beneplácito.

El clima allí, como en Argentina años antes, era revolucionario, por ello le ofrecieron al argentino encabezar una gesta de independencia similar a la que él había instrumentado en América, pero no aceptó. Sin embargo no pudo mantenerse al margen y aconsejó a los revolucionarios cómo avanzar hacia la independencia.

Hoy en Bélgica se lo recuerda y respeta tanto como a un rey, tiene dos monumentos a caballo, privilegio del cual sólo gozan los monarcas en ese país.

Otro lugar en donde se lo recuerda es en Estados Unidos, que aunque no tuvo participación en la independencia, está inmortalizado en dos monumentos, uno de ellos se encuentra frente al Capitolio. En Canadá, Alemania, Guatemala, Chile, Perú, y por supuesto Argentina, el Gran Capitán no pasa desapercibido, sin mencionar otros lugares también.

“San Martín se animó y pensó diferente, y así transmitió la metodología a sus filas-continúa diciendo José Antonioni- nos dejó mucho, y ojalá viviéramos al estilo del prócer”. San Martín era un hombre como cualquier otro, con virtudes y defectos, “pero tenía un señorío que hemos perdido- dice - y ahí está lo más trascendente. Fue señor de sí mismo”.

Justamente en base a el accionar del prócer, Antonioni, ofrece para las empresas charlas de liderazgo, en donde no hace más que rescatar las fórmulas del Gran Capitán, para ser aplicadas en la actualidad.

“Yo capacito sobre la figura de San Martín-dice Antonioni-, todo lo que dicen los grandes gurúes del siglo XXI, como Tom Wise o Peter Druker, entre otros; intentan dar fórmulas magistrales. Y era precisamente lo que hacía San Martín hace 200 años”.

El historiador mendocino, José Antonioni, se lamenta porque seguimos estudiando poco y mal a San Martín. “Él nunca montó un caballo blanco, eran caballos criollos, tampoco se vestía como un mariscal francés, ni se peinaba con un rulo en la frente. Pero cada año los manuales que estudian nuestros hijos, las imágenes que se reproducen de San Martín, nos lo muestran así.

Hoy se cumple un nuevo aniversario de la muerte del Gran Capitán, quizás el mejor homenaje que podemos hacerle es conocerlo tal cual fue. Y si es posible imitar su señorío de bien, su respeto hacia la patria y hacia los demás.

Monumento de José de San Martín en el centro de Berlín, Alemania. Aquí fue representado con un libro bajo su brazo.

Busto de San Martín en Canadá.

Monumento del prócer en Chile.

En Estados Unidos, en el Central Park, también el Gran Capitán está presente.

San Martín en España.

Hermosa foto del perfil del argentino en Guatemala.

San Martín en México.

En la plaza central de Perú.

Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International