El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

sábado, 11 de octubre de 2008

La cabaña de José Luis Grimaldi reunió 1500 personas en La Francia

Lanacion.com (Argentina) - Argentina

Cuando Don Florentino es una fiesta
La cabaña de José Luis Grimaldi reunió 1500 personas en La Francia, Córdoba, donde cada septiembre su remate es un crisol del interior,

FOTO

La cabaña de José Luis Grimaldi reunió 1500 personas en La Francia, Córdoba, donde cada septiembre su remate es un crisol del interiorCompradores de diez provincias hicieron posible el éxito de la subasta

Por Gustavo S. González
De la Redacción de LA NACION

Se tenía una idea de que el remate de Don Florentino es un acontecimiento del turf del interior. Pero como el comentario sonaba algo interesado, por venir de los infinitos clientes que confluyen en La Francia cada septiembre, capaces de inflar números -un poquito- para defender el orgullo provinciano, hubo que comprobarlo in situ.

Se llenan las dos carpas que José Luis Grimaldi armó para el almuerzo en el haras, 180 kilómetros al este de la ciudad de Córdoba. Había llovido el día anterior, casi seis meses después de la última vez. Pero se entra en el campo. "Armamos un camino por el parque, por las dudas", cuenta Luis, hijo del patriarca de la familia. El suyo y el de su hermano Lucas son de esos casos en los que la pasión por los sangre pura se transmitió sin escalas. Y se afirma en Luciano, hijo de Luis.

Antes de que los 1500 asistentes degusten el cordero y el asado, Luis presenta las sesenta piezas de la subasta. Hay productos, yeguas madres con cría al pie, destetes y caballos en entrenamiento. Entre las mesas, hay números musicales con artistas como Roberto Ayala, y los infaltables humoristas cordobeses. El dueño de casa es el "El Gringo" o "Gringo", según sea que se hable de él o con él. Parece que tiene una sonrisa y una palabra para cada uno este productor ganadero que fue director de actividades hípicas en tiempos de Carlos Menem.

El Gringo comienza el remate, después de mostrar a Alpha Plus, su padrillo estrella. "El haras Don Florentino va a hacer donaciones a todos los colegios de La Francia", anuncia antes de ir al meollo, como si esto fuera lo más importante del día. Habla de cuotas, de facilidades, de que "nadie se va a ir sin llevarse su caballo". Por allí ofrece una yegua: "La dejo en doce cuotas; esto es tener fe en El Pingüino ". Y aclara que es peronista, pero no profesa la fe kirchnerista. Nada que el auditorio no sepa.

Luis y Lucas colaboran. El primero vuelve a hacer una semblanza de los sangre pura en cada aparición. El Gringo blande una especie de machete, que usa como martillo. "Me lo hacen en Córdoba, con el cuero que se usa para los taleros." Ya gastó varios Grimaldi en veinticuatro años de remates.

Se hace ágil todo, con la experiencia del dueño de casa en las Ferias Grimaldi, sus reconocidos remates de hacienda. "¡Para mí vale 50.000! Hagan lo que quieran", dice, y finge ofenderse para animar una oferta.

El precio promedio de los caballos de 2 años termina siendo de $ 36.000, con el máximo de 54.000 pagado por Comiquero (Anjiz), hermano materno de Manicómico, aquel ganador del Estrellas del Interior. Una madre con cría al pie por Alpha Plus sale por $ 21.000 y los destetes hacen una media de 13.000.

Sobre el final, asoma en el ring Storm Maypole, propio hermano del gran Storm Mayor, de 4 años. El martillo baja en 15.000 pesos. Es un ganador de una que supo comprar de potrillo un grupo de amigos de Grimaldi que vienen de Lobos. Los conoció en el hipódromo y desde ese momento no faltan nunca en La Francia.

"Beto, te regalé un potrillo, ¿eh?", le dice El Gringo a otro amigo, que le contesta: "No, me sacaste dos quinientos ". Y se ríen todos.

"Fue un muy buen remate, con promedios mejores de lo que esperábamos", analiza Luis Grimaldi, satisfecho por una jornada redonda. La gran fiesta de La Francia.

Ya se habían vendido todas las piezas y aparecen los chicos del secundario que dieron una mano en la tarde, con seis tortas. Grimaldi las subasta. "¡Doscientos pesos cada una! ¿Quién ofrece doscientos?", grita, con lo último que le queda de voz, de por sí disfónica. Las vende. Algunas, dos veces. Otras, con notable persuasión.

Parece que cualquier bien puede hacer buen precio en Don Florentino. Debe de ser por el clima que domina. Y a prepararse en 2009. Será otra fiesta del turf interior, para celebrar un cuarto de siglo de la venta que nunca falla.

Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International