El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

lunes, 28 de abril de 2008

Tratan de salvar poni de Carolina del Sur

Univisión - USAcom 23 de Abril de 2008, 12:12pm ET

YONGES ISLAND, Carolina del Sur, EE.UU. (AP) - Los criadores de caballos en Carolina del Sur se unen para salvar el poni paticorto y rendidor que aguanta largas horas de caminatas por los pantanos en medio de una humedad agobiante y cuyo número está disminuyendo.

La apariencia silvestre y reputación de bestias de carga de estos caballos de Carolina del Sur no los hacen precisamente favoritos de los amantes de los equinos. Solamente unos 150 de estos ponis, descendientes de los caballos remanentes de los exploradores coloniales españoles, sobreviven en las islas frente a las costas del estado.

"Hay que ser aficionado a estos caballos", admitió David Grant, que tiene casi dos docenas en su finca en Carolina del Sur. "No son tan atractivos como un árabe ni un purasangre, pero ahora que los crío y los uso, todo es según el color del cristal con que se mira".

Los conocedores de estos ponis resaltan sus virtudes.


Pueden llevar a los cazadores a los bosques y pantanos inaccesibles a pie o en vehículos de tracción a cuatro ruedas. No se espantan cuando el jinete dispara un arma de fuego montado. Tienen mayor vigor que los conocidos como "Cuarto de milla" (quarterhorse) en distancias largas, y facilita los giros en cañaverales y bosques donde otros caballos se traban.

"Ayudaron a desarrollar el sur, y todo el país", enfatizó Ed Ravenel, que los cría en su finca en las afueras de Charleston. "Cuando uno los interna en pantanos y lodo como los que tenemos aquí en el sur, en vez de asustarse siguen adelante".

Inteligentes y notablemente adaptados a la humedad y pantanos sureños, los ponis pueden ser domados rápidamente y se muestran dóciles aun con los jinetes más jóvenes. Pueden sobrevivir con forraje de los pantanos que otros caballos no quieren comer.

"No hemos encontrado nada en lo que no sean buenos", se entusiasmó Jeanette Beranger, gerente de programas en la asociación de conservación de ganado de cría estadounidense. "Saltan como conejos, aguantan mucho y sobreviven con nada".

La conservación ha contribuido a formar una asociación de criadores para preservar los ponis.

Beringer calcula que su población deberá aumentar a un millar para asegurar su supervivencia permanente. El objetivo más inmediato es interesar a la gente a que los posea y los cabalgue.

Agregó que son ideales "para alguien que busque un animal fácil de mantener y seguro con los niños".

El poni descendiente de los caballos españoles es una cepa característica debido a su relativo aislamiento.

D.P. Lowther, de 76 años, un agricultor en Ridgeland, Carolina del Sur, cabalgó los ponis para arriar el ganado desde muchacho y empezó a criarlos hace décadas preocupado por su supervivencia.

Lowther merece gran parte del crédito por preservarlos, y ahora tiene un centenar de ponis en su finca, a unos 50 kilómetros (30 millas) de Hilton Head Island. Recibió unos cuantos animales de la isla cuando se estaba transformando en un centro turístico.

Ravenel dijo que los ponis de hoy son un poco mayores que sus antepasados porque reciben mejor cuidado. Agregó que su doma es generalmente muy sencilla.

"Si alguien me consulta por un caballo confiable para cabalgar, para trabajar, para distintas tareas, para jalar y no preocuparse de que se agote o se escape, lo más aproximado a una garantía sería uno de estos caballos", sentenció.

Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International