El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

lunes, 7 de julio de 2008

EL GAUCHO, FORJADOR DE NUESTRA INDEPENDENCIA

Palermo Online - Buenos Aires, Argentina


EL GAUCHO, FORJADOR DE NUESTRA INDEPENDENCIA

Cuando el 25 de Mayo de 1810 se formó en Buenos Aires el primer gobierno Patrio, la única Intendencia que apoyó la revolución y reconoció a la Junta fue la de Salta del Tucumán (entonces conformada por Salta, Tucumán, Jujuy, Santiago del Estero, Catamarca y Tarija).

Según el Dr. Bernardo Frías: “Su resolución fue tan heroica, que privó que muriese en su cuna la libertad”. De haberse pronunciado en contrario, todas las fuerzas del interior (desde Córdoba a La Paz) hubieran sofocado el movimiento aislado de Buenos Aires como ocurrió un año antes en el Alto Perú.

Allí comenzó a servir a la Patria, Martín Miguel Juan de Mata Güemes, el militar salteño que adhirió a la causa de Mayo impidiendo que los rebeldes de Córdoba se unieran a los del Alto Perú. Desde entonces y por once años combatió a los realistas hasta morir, el 17 de Junio de 1821.

PATRIOTISMO INCLAUDICABLE

El mayor aporte de Martín Güemes y las más grandes pruebas de su firme patriotismo las dio a partir de 1816, año crucial para nuestra historia ya que entonces la mayor parte de Suramérica hispana se encontraba en poder realista. Sólo permanecían libres las Provincias Argentinas, Paraguay y la Banda Oriental. Mientras el Congreso sesionaba, en la Intendencia de Salta –gobernada por Güemes- se impedía el avance del invasor y España planificaba una expedición al mando del mariscal José de la Serna.

Las huestes patriotas habían perdido importantes jefes en la contienda. Juan José Fernández Campero (el Marqués de Yavi) había sido tomado prisionero; Vicente Camargo; Manuel Ascencio Padilla e Ignacio Warnes habían sido ejecutados en el Alto Perú. Con la moral fortalecida, los realistas se sentían invencibles luego de derrotar en Europa a las tropas Napoleónicas y en América a las Bolivarianas.

Ese año el Director Supremo Juan Martín de Pueyrredon ordenó a José de Rondeau retirar el ejército a Tucumán, dejando a cargo de Güemes la actividad, celo y defensa de las Provincias y la seguridad de ese Ejército. Entonces sus tropas asumieron el rango de Ejército al servicio de las Provincias Unidas.

De sus 6.610 hombres sólo 900 integraban la tropa de línea que cobraba sueldo, los restantes 5.710 –en su mayoría gauchos- nada percibían. Los movilizaba un patriotismo inclaudicable que los llevó a superar limitaciones y a erigirse en fortalezas infranqueables.

El fervor gaucho era tan firme que a pesar de su pobreza pusieron al servicio de la Patria –además de su vida- su único caballo y las armas que tenían. En una carta Güemes decía al Gral. Manuel Belgrano en 1816: “ …mi alma se estremece al verlos desnudos, hambrientos, y sufriendo el rigor de la campaña. Ya no tengo un peso que darles, ni cómo proporcionarlo, porque este pueblo es hoy un esqueleto descarnado sin giro ni comercio”.

Belgrano, desde Tucumán, le respondía: “Cómo me compadece la suerte de los infelices que están en la Vanguardia. Estoy sin un medio, estoy sin un recurso; temiéndome todos los días que los hombres se empiecen a desgranar y se vayan en bandadas a donde les den algo por el trabajo que tienen”.

Tal era la gravedad de la situación que se atravesaba, después de haberse declarado la Independencia.

EL ESCENARIO DE LA LUCHA

La mayoría de los combates se libraron en el territorio que abarca el extremo sur de la actual Bolivia hasta el Río Juramento (de norte a sur) y desde la zona de San Pedro de Atacama, hoy Chile, hasta el departamento de Orán (de oeste a este). Según Ricardo Rojas en Salta hubo 76 batallas contra los realistas, en consecuencia su territorio quedó desbastado y en la miseria.

La defensa más importante fue ejercida contra José de la Serna, quien al desembarcar en Arica en 1816 anunció que en menos de un año recuperaría Buenos Aires. Según los planes de la corona, el cargo de Virrey sería ocupado por Joaquín de la Pezuela. Sin embargo, en mayo de 1817, cinco meses después de iniciar la invasión, La Serna fue obligado a retirarse.

El militar español consideraba a los gauchos indignos de enfrentar a sus tropas y los calificaba de bandidos desnaturalizados. Cuando se vio forzado a regresar al Alto Perú, la Gazeta de Buenos Aires informaba: “Se jactaban los enemigos de que dicho regimiento era invencible, pero sería porque estaba reservado a los Gauchos, humillar su orgullo”.

La Serna no fue el único jefe realista de prestigio vencido por las fuerzas gauchas, también lo fueron Joaquín de la Pezuela, José de Canterac, Pedro Antonio de Olañeta, Juan Ramírez Orozco, entre otros.

JURAMENTO CUMPLIDO

En varias oportunidades Martín Güemes disputó el trato que debía darse a los gauchos, a quienes protegía con firmeza y afecto. A Gregorio Aráoz de Lamadrid le pidió: ... “que trate con la mayor consideración a mis gauchos y no dudo que lo hará así porque es mi amigo y porque obedecerá cuanto yo le mande, porque por mis gauchos quebraré con cuantos me los traten mal”.

A Pedro Antonio de Olañeta, que había intentado sobornarlo subestimando a su tropa, le respondía: “Yo no tengo más que gauchos honrados y valientes. Con éstos únicamente los espero a usted, a su ejército y a cuantos mande la España. En el magnánimo corazón de éstos no tiene acogida el interés ni otro premio que su libertad”.

Martín Güemes no sólo defendió a sus hombres en el papel. Cuando gobernó la Intendencia de Salta –desde 1815 hasta su muerte en 1821- adoptó medidas protectoras de gran relevancia a favor de los gauchos, en mérito a que fueron ellos los que favorecieron y sostuvieron la libertad. El mismo había jurado sostener la independencia de América y sellarla con su sangre. Y cumplió su palabra. Por eso sus descendientes, los herederos de las glorias que legara, permanecen de pié, exaltando su memoria y honrando su recuerdo.

Prof. María Cristina Fernández

Instituto Güemesiano de Salta en Buenos Aires

Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International