El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

sábado, 8 de noviembre de 2008

Safari ecuestre en Namibia

Bajamos por lado atlántico del continente negro hasta llegar a Namibia. En este país que mira al mar nos espera toda una aventura salvaje que podemos vivir a lomos de un caballo. ¿Te lo vas a perder?
Bienvenidos al rancho Okapuka, un enorme parque en medio de la sabana donde realizaremos el safari Sambulenni. Si buscamos algo distinto esta es nuestra opción: una increíble experiencia que nos permitirá disfrutar de unos paisajes inconmensurables, increíbles excursiones a caballo por parajes exóticos, animales salvajes como leones, jirafas, rinocerontes, leopardos... Además, todo el confort y el lujo que nos brindan unas instalaciones diseñadas para disfrutar de cada segundo en este rincón de Namibia. Un lugar que se recuerda con los años.

Amor a la tierra
Okapuka es una historia de amor a la tierra. La historia del rancho Okapuka comienza en 1986, cuando Fritz y Monika Flachberger pasaron a ser los propietarios de las 14.000 hectáreas de terreno que comprende, justo a los pies de las montañas Otjihavera. Un año después comenzó la construcción del refugio de montaña, un lugar perfecto para contemplar las asombrosas vistas que se despliegan hasta el horizonte. Para 1994 el Okapuka ya estaba completamente vallado, las carreteras y los campos construidos y se introdujo más “game”.

Ese mismo año hicieron su aparición unos nuevos “invitados especiales”, dos leones procedentes del parque nacional de Etosha, donde habían sido tachados de problemáticos. No tardaron en sentirse a gusto en su nueva casa y cinco nuevos cachorros pasaron a formar parte de la familia Okapuka.

En 1998 se terminó una enorme bóveda de paja que incluía un restaurante, una zona de bares para los inquilinos y los visitantes y 20 confortables habitaciones con techos de paja y baño propio. En 2001 se crearon 12 nuevos establos de arquitectura mexicana, cubiertos por un techo de 800 metros cuadrados realizado en arcilla. Estos establos son el hogar de los purasangre árabes y de otros caballos cruzados con árabes que conforman el corazón de los safaris Okapuka.

Además se instalaron nuevas líneas telefónicas para adecuar el rancho Okapuka a los nuevos tiempos. Un año después, con la incorporación de una rústica bodega de vino y una suite nupcial a la oferta, se dio por terminada la construcción del rancho, completando un sueño hecho realidad, una pequeña joya en medio de la inmensidad de la sabana africana.

La emoción de la llegada
Situado a una hora y cuarto en coche del aeropuerto de Windhoek, el rancho Okapuka está provisto de una de las mejores reservas privadas de “game” en Namibia. La extensión del parque es de unos 100.000 acres de terreno en los que se puede montar por senderos infinitos creados por la madre naturaleza. Las siete noches de las que consta el safari se reparten entre el refugio Okapuka, en unos cómodos bungalows de paja con hermosas vistas del río Okapuka, y el campamento Duna, situado junto a un manantial en medio de la bella sabana.

Cuando nos ponemos a preparar los caballos comentamos las comodidades de la casas. Las instalaciones del rancho Okapuka están llenas de comodidades, como sus lujosas habitaciones realizadas para asegurar nuestro confort. Baños privados, teléfono, cafetera, un frigorífico que cumple las funciones de mini bar y una bonita terraza con la que poder disfrutar del asombroso paisaje que nos rodea. Además, las habitaciones están decoradas por el renombrado artista Von Aschenborn e incluyen unas bonitas alfombras hechas de lana local.

El campamento Duna es un punto y aparte gracias a sus románticas y amplias camas (con sedosas sábanas de lino), y unas habitaciones decoradas con gusto al más puro estilo colonial africano. Además cuenta con una bonita zona para cenar resguardada con un amplio techo de paja y una pequeña piscina para refrescarse.

Las jornadas a caballo suelen tener una duración de entre 4 y 6 horas, divididas entre mañana y tarde con descansos para comer, descansar e incluso relajarse con un baño en la piscina o una siesta.

Paseos a caballo
La primera jornada funciona como toma de contacto. Los distintos caminos que se pueden elegir están hechos para que puedas disfrutar de todas las posibilidades que te ofrece un lugar como éste. Así, puedes subir montañas o seguir ancestrales caminos de caza por la llanura de la sabana, donde podrás cabalgar junto a jirafas y cebras o ver rinocerontes, eso sí, desde una prudencial distancia de seguridad.

Los grupos de monta están limitados entre cuatro y seis personas y van guiados por un experto jinete que no duda en tomar un arma de fuego en función de la ruta. El primer día en Okapuka te dará la oportunidad de acostumbrarte a tu nuevo caballo y a que él se acostumbre a ti.

De los preciados caballos árabes que nos servirán de montura podemos destacar que algunos de ellos compiten con éxito en Namibia. Durante nuestra estancia se nos proporcionarán dos caballos, uno para los paseos de resistencia y otro para los del safari. Para tener más información es importante saber que los meses de febrero, marzo y abril son los de la temporada de lluvias.

Durante nuestros paseos a caballo podremos admirar la vida salvaje en su pleno apogeo. La posibilidades son variadas: desde largas rutas circulares de varios días hasta cabalgatas junto a leopardos, antílopes y otros animales salvajes, que traerán a nuestra memoria imágenes de exóticas películas de aventura, disfrutando de un paisaje único y apenas intoxicado por el hombre.

Texto: Manuel HORCAJO
Fotos: Nauta PRESS



Los tesoros de Okapuka
Desde un primer momento llama la atención la profesionalidad de los organizadores. Se supervisan las monturas, se eligen los caballos en función del nivel de los jinetes y se optan por las rutas más cómodas. Dentro del orden todo tiene una gran dosis de flexibilidad. Entre otros muchos puntos que visitaremos destacan: el Valle de los Leopardos, un lugar protegido por imperiales montañas; la montaña Okapuka, llena de simpáticos babuínos y con unas inconmensurables vistas de las colinas que nos rodean; el magnífico campamento Duna, situado en medio de la sabana; la cima Hochland, donde podrás disfrutar de la increíble puesta de sol en la cuna de la humanidad, o la escalada final a la montaña más alta del territorio Okapuka, por un terreno tan escarpado que hay que desmontar durante un tiempo para llegar a la cima.

Una vez alcanzada los esfuerzos serán recompensados con unas vistas que abarcan las ciudades de Windhoek y Okahandja, situadas a 30 y 45 kilómetros de distancia, respectivamente. Sin olvidarnos de los reyes de la jungla, los leones, a los que podremos admirar a pocos metros de distancia mientras se alimentan.


La ruta en datos
Web: www.hiddentrails.com/africa/namibia/sambulenni.htm
Precios: Los precios incluyen: siete noches con alojamiento, menú a la carta, 6 días a caballo. 8 días/ 7 noches 1.450 euros (Individual + 256 euros). Habitaciones cerca de los establos: 106 euros.

Fechas: Desde el 8 de enero al 16 de diciembre. Los días de llegada son martes, viernes y domingo.

Lugar de recogida: Okapuka.

Aeropuerto: Windhoek.

Nivel: Bueno e intermedio.

Ritmo: Paso, trote y galope.

Montura: African Stock Saddle.

Caballos: Árabes y cruzados con árabe.
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International