El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

sábado, 22 de noviembre de 2008

Tecla Shiner, un ganador que sacó pecho en el momento Montado por Adrián Giannetti, el caballo que entrena Hugo Pérez dominó la carrera.

Lanacion.com (Argentina) - Argentina

Por Julio Guimaraes 
De la Redacción de LA NACION 

Lo lindo del turf es que con poca plata también se puede ganar el Nacional. Tecla Shiner costó 17.000; menos de lo que vale un coche usado. El caballo económico terminó venciendo ayer en el Grupo 1 para el cual muchos patrones invierten fortunas comprando caballos. Buena noticia, entonces, para los buscadores de pepitas de oro; para los que se quedan hasta el final de un remate con tal de ver si aparece el bueno. 

Tecla Shiner ganó el Derby en forma prepotente. Triunfó el alazán del pescuezo ancho, cuya propiedad comparten tres amigos y entrena un cuarto: Hugo Pérez aquí, o Miguelito, al decir de los uruguayos. 

De la progenie de Indigo Shiner -el padrillo sensación-, Tecla Shiner pasó la primera mitad del año escondido en la intrascendencia. Eran otros los famosos los que se repartían méritos cuando el de Pérez aún era un caballo sin chapa, aunque Miguelito sostuviera, por mayo y junio, que era el mejor de su cuadra. 

A Pérez le sobra letra. Hay que escucharlo hablar ya con la autoridad que da el marcador puesto. "Sabía que tenía un caballo para correr toda la vuelta. Que me ganaran corriendo." 

Y allá fue entonces Adrián Giannetti a cumplir las órdenes; rodilla contra rodilla en la cruz del patovica. Pérez le había entregado un caballo para usarlo en todos los sectores del recorrido y por la milla comenzó a empujar. 

Adelante, Great Champion ya le había discutido privilegios al favorito City Banker. Eso era sólo un anticipo. El ganador del Jockey Club nunca más podría relajarse. Si no era Great Champion sería Ilumíname el que cuestionaría su liderazgo. 

En definitiva, la vida no le fue sencilla a un caballo que después tenía la necesidad de sobrevivir toda la recta si quería ganar, como las dos últimas veces. 

A City Banker lo ablandaron, es cierto, pero no perdió por eso contra Tecla Shiner. Cayó porque el de Pérez ayer era más caballo en 2500 metros, una distancia de la que muchos de los quince participantes se despedirán para siempre. Por suerte para ellos, el Nacional se corre una vez en la vida. Ya nunca tendrán que sufrirlo, 

Tecla Shiner fue por todo apenas ingresó en el derecho; dominó a City Banker al promediarlo y cerró hacia los palos, como el día del Casey, la prueba en la que comenzó a salir del anonimato. En los 2500 metros hay un sector de la carrera en la que la tracción es a pulmón. De los 300 metros a la raya se ve la mano del entrenador, se sabe si pudo tallar al fondista. Los milleros estirados que se animan al Nacional tienen su playa de estacionamiento en los 500 metros, pero sin valet parking. 

Tecla Shiner sacó pecho cuando City Banker ensayó una reacción, al tiempo que Mi Amiguito y Lingote de Oro intentaban saltar al segundo puesto con lo último que tenían. 

Hay caballos, como City Banker, que tienen vergüenza competitiva. No bajan la cabeza ni aun vencidos, son tercos para perder. 

Al potrillo de Juan Garat se le escapó la ocasión de ganar el Nacional y darle a su propietario el triunfo que espera desde que va a los hipódromos. El mes que viene City Banker volverá a correr en su casa, que no es sino la pista de césped, ya con la seguridad de tener tela de sobra para llegar a los 2400 metros. 

Pérez devolverá al suyo con la corona de rey de los potrillos puesta y más tiempo para entrenarlo. Tecla Shiner nunca corrió en la pista verde. Ese será el escollo por superar, pero no es el único. El entrenador uruguayo tendrá que trabajar sobre ciertos modales de su caballo; por ejemplo, ese que lo hace buscar hacia los palos cuando siente la fusta. 

Cambios de ruta tan bruscos suelen ser protestados en la pista. Más vale, entonces, prevenir que curar. 

El Carlos Pellegrini, con sus 2400 metros, será otra carrera, diferente. La de San Isidro comenzará a correrse hoy, con la Copa de Oro. 

Si gana Life of Victory, Juan Garat puede tener su segundo gran favorito, como para soñar con un 1-2. Si se desempeña solamente bien, City Banker puede haber encontrado su mejor escudero. 

Este fue un Nacional espléndido, con 2400 metros aún por correrse. O un Pellegrini de 2900 metros, cuya primera parte comenzó ayer. 

3 carreras en forma consecutiva lleva ganadas Tecla Shiner para una campaña de cinco actuaciones.

Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International