El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

martes, 24 de febrero de 2009

Cipayo (1974, ARG) mejor dos años de su generación y mejor padrillo argentino de los '80s

SPC: podotroclear

Cipayo ciertamente fue uno de los mejores padrillos nacidos en nuestros suelos, habiendo encabezado la estadística de padres en tres ocasiones (1983, 1984 y 1987) y que entre otros éxitos, fue padre ni más ni menos que de Fitzcarraldo (otro emblemático reproductor argentino).
Cipayo nació en 1974, un año antes y en el mismo lugar que el corajudo cuadruplecoronado Telescópico, en el haras Don Yeye. Sería uno de los reservados para el stud del mismo nombre, y puesto al cuidado del entrenador Juan Esteban Bianchi. La famosa jocketta Marina Lezcano lo correría durante toda su campaña.

Cipayo


Hijo de Lacydon y Tsarina, debutó recién el 16 de abril, sobre 1400m en Palermo, mostrándose muy superior al resto, tras ganar por varios cuerpos.

Su próximo compromiso sería el clásico R. y R. Chevalier, a principios de mayo, también en Palermo. Debería enfrentar a los mejores dos años de su generación, no obstante, obtuvo la carrera por un cuerpo y con total facilidad. Su escolta sería Bosworth Field, mientras que cuarto, a varios, arribó Brown Eyes (quien tres semanas después mejoraría ganando el clásico Manuel J. Güiraldes). El caballo se consagraría como mejor dos años al ganar de punta a punta el clásico Montevideo.

Inicio del proceso selectivo superior

Con mucha fe se esperaba la participación de Cipayo en la Polla de Potrillos, siendo considerado por la afición como el mejor candidato para la tradicional prueba de la milla.
Una vez que se dio la partida, Apollon salió a la descubierta, seguido de Brown Eyes, y más atrás, en el tercer lugar, Cipayo espectante. En el palo demarcatorio de los 700m Brown Eyes le planteó lucha a Apollon a la vez que Cipayo era victima de un encierro.

Ya en la recta final, Marina encontró un hueco por el medio de la pista para así poder soltar la poderosa atropellada del hijo de Lacydon, que, una vez libre, en fuerte ritmo dominaría a Brown Eyes por 1 1/2 cp. sobre la meta.

El Jockey Club plantea nuevos desafíos

Tras aquella importante demostración de superioridad, Cipayo quedaba como el gran favorito para su próxima cita, el Jockey Club. Sin embargo, un gran rival ante el cual jamás se había medido antes sería un muy bravo adversario a vencer en la segunda gema de la triplecorona. Se trataba de Farnesio.

Hijo de Good Manners y La Farnesia, nacido en el Haras Ojo de Agua y adquirido por Stud El Turf, Farnesio había demostrado grandes condiciones desde su debut. Sobre 1500m, pista pesada, en Palermo, ganó en gran forma por 4 cuerpos. En el clásico Coronel F. Martínez, sobre 1800m, por varios cuerpos derrotó a Alatón (Great Houst).

Gran espectativa generó el encuentro entre Farnesio y Cipayo en el Jockey Club. Igual que en la Polla, Cipayo largó retrasado, mientras que el peligroso Farnesio tomaba la punta piloteado por el célebre Vilmar Sanguinetti, máximo jockey de esa época. Temiendo otorgar demasiadas ventajas al puntero, Marina movió a Cipayo, descontando en el lapso de cuatrocientos metros la notable ventaja de diez cuerpos, para luego adueñarse de la delantera por tres largos.

Habiendo ingresado al opuesto, en el palo demarcatorio de los 1600m, Sanguinetti intentó retomar la delantera, poniendo a su caballo a la par de Cipayo, estando ambos competidores muy alejados del resto. Cabeza a cabeza lucharon durante todo el codo de Belgrano y así entraron a la recta final.

Pero apenas pisada la recta final se comenzaba a notar el cansancio de Cipayo, culpa del esfuerzo prematuro. Farnesio comenzó a desprenderse en la vanguardia, continuando su accionar para luego cruzar triunfalmente el disco por 5 1/2 cps.

El segundo puesto le fue arrebatado a Cipayo por Alatón, montado por Orestes Consenza, que tras una larga atropellada logró el puesto de escolta por un largo ante el hijo de Lacydon.

El caballo habría competido en el Gran Premio Nacional de no haber sufrido una fractura de sesamoides durante una simple partida poco antes de la gran carrera. Esto marcó el fin de su campaña de pistas, pero su mayor futuro estaría en la cría y más precisamente, en el haras que lo vio nacer, el Don Yeye, donde fue transportado con un yeso poco después.

Cipayo recibiría por ese año el título de mejor "dos años de su generación" pero nuevos y más importantes galardones le esperarían por su desempeño como reproductor.

Cipayo reproductor

El haras Don Yeye decidió luego conservar un tercio sobre la propiedad de Cipayo, vendiendo los dos tercios restantes al Haras La Irenita, en donde el caballo sería ubicado.

Además de los dos haras nombrados, Cipayo también prestaría servicios en el haras Clausán, Melincué y Rodeo Chico.

Su actuación como reproductor resultó excelente, ganando la estadística de padrillos en 1983, 1984, y 1987, siendo 1984 el año en que recibió el título de "Padrillo del Año". Finalizaría segundo en 1988 y 1989; tercero en 1991, y por último, cuarto en 1994.

Entre sus hijos más destacados figuran, todos ellos de campaña clásica, primero Fitzcarraldo (quien fuera uno de los mejores reproductores nacionales de los '90) y , entre otros, El Asesor (destacado padrillo en el haras El Paraíso) Señor Juez (supo quitarle el invicto al crack indiscutido Team) La Yugueta, Payant, y El Aventurado, para nombrar algunos de ellos.

Como abuelo materno se destacó ganando la respectiva estadística en 1997 y 1999 figurando como el abuelo de Chullo ("Caballo del Año", "Mejor Tres Años" y "Mejor Fondista" en el año 1997) Tifosi (campeón platense), el destacado millero Di Escorpión y Reina Victoriosa, entre otros.

Artículo de Miguel Almanza publicado originalmente en Por1cabeza.com. Año 2003. El presente es una reedición posterior del mismo.
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International