El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

miércoles, 18 de junio de 2008

“Me gusta enseñar porque veo cómo avanzan”

Misiones OnLine - Misiones,Argentina



Tras el regreso de la disciplina a la tierra colorada, ya se forman los nuevos valores

Ricardo. El profesor apuntó que hay buenos valores en la capital misionera.
Después de muchos años de ausencia, regresó el deporte nacional a la tierra misionera. Gracias a una notable inversión de tiempo, recursos humanos y materiales en nuestra provincia, el club Garupá Polo volvió a darle cabida a la disciplina argentina por excelencia.

Y como éste es un proyecto a largo plazo, la formación de jugadores es fundamental. En este sentido, uno de los principales artífices y columna vertebral de ello es el instructor Ricardo Schweizer. Con 22 años, es el profesor de alumnos que van desde los cinco hasta más de 50 años.

"Hice equitación toda mi vida, desde los cinco años. Nací en Entre Ríos, mi papá es militar y se llama Ricardo Eduardo. En Posadas continué hasta los 15. Aquí practiqué en el Regimiento del Ejército, entrenábamos para hacer saltos porque el polo todavía acá no existía", sintetizó Ricardo.

Hay que crecer en Misiones
El instructor se tuvo que acomodar a una provincia que no tenía una cultura equina, dijo que "Misiones no es una provincia que se dedica a los deportes a caballo, en cambio en Corrientes hay muchas personas que juegan al polo, que compran animales y que viajan a todos lados para jugar, a Inglaterra, Francia o Estados Unidos y se manejan otros números. En una temporada afuera podés ganar una fortuna, porque en Argentina podés vender caballos a cinco mil pesos mientras que en esos países a 5 ó 6 mil dólares o euros. Además de jugar, las personas van a vender sus animales, en una inversión importante".

Más allá de lo económico, en general, los que practican esta disciplina se vinculan a ella por otras formas. Así lo explica el joven profesor del primer club de Misiones que se dedica a este deporte: "Si no hay polo en la familia o por parte de una amigo, es complicado meterte en el ambiente. Es una inversión muy grande porque tenés que comparte caballos, tener un petisero que te los cuide. Los animales comen por 250 pesos por mes cada uno y para jugar los tenés que tener bien alimentados". Y prosiguió: "En el Abierto de la Argentina que es el torneo más importante del mundo, el cotejo se divide en ocho partes. Como mínimo necesitás un caballo por tiempo, es más, a veces por partido llevan veinte y usan tres por chukker. Se necesita explosión, velocidad porque en una corrida el caballo se cansa".

Y si el potrillo queda extenuado, al contrario de lo que piensa la mayoría, el jinete también. "La gente siempre dice que el que corre es el caballo pero no es así. Jugar te mata, tenés que entrenar muchísimo, en la espalda es un trabajo increíble, en las piernas, si no te sujetás bien te caés, los brazos y hombros también. Luego de los partidos terminás muerto. Es un ejercicio muy bueno y lo que necesitás es técnica para jugar, no tanta fuerza", argumentó Ricardo.

Todo lo anterior lo explica en cada clase en su Escuela de Polo, comentó que “tenemos 25 alumnos y practicamos dos veces por semana. Hay 45 minutos de equitación sin taco para aprender a andar a caballo y los otros 45 son de taqueo, de juego en sí. Los costos para los chicos es de 350 pesos por mes y para adultos de 550. Uno piensa que es caro pero muchos no saben de los gastos, los caballos, las monturas son muy caras. A excepción del taco, las botas y el casco -que son como los botines para jugar al fútbol-, nosotros les damos todo: caballo, montura, cancha, petisero, etcétera".

Pagar los montos para jugar no es caro, inclusive si lo comparamos con otras disciplinas como la pesca o el golf. Mantener a un caballo cuesta 250 pesos por mes, las monturas valen 1.500 pesos, que dura diez años. "Agarrar un taco y pegarle a la pelota es una sensación increíble, te apasiona. Yo hice salto desde los cinco años, agarré el taco y dije basta, me dedico al Polo. Es otra cosa”, sentenció el profesor.

Un profe que se adapta a todo
"Me gusta enseñar, más que nada porque veo cómo van avanzando muy rápidamente. Tengo alumnos de temprana edad, la más chica se llama Sofi y tiene cinco años, hasta estudiantes de más de 50. Así que hay que saber cómo manejar el tema de las edades, con los más chicos tengo que ser más didáctico pero por ejemplo con un médico no, les hablo un poco más técnicamente. Eso sí, con los más jóvenes hay que tener mucha más paciencia. La gente piensa que es un deporte elitista, pero en el club lo que queremos es que la gente vaya en familia y que se divierta”, finalizó el instructor.


Por Willy Pankin
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International