El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

jueves, 21 de agosto de 2008

Un espectáculo a caballo

El Norte de Castilla - Castilla y León,Spain

Los palentinos Hugo y Laureana de Prado han conseguido en tres años llegar a estar entre los mejores jugadores del mundo
11.08.08 -
A. MASA NEGREIRA


El palentino Hugo de Prado, de 19 años, comenzó a jugar al horseball en 2005, junto a su prima Laureana de Prado. Dos meses después participaron en su primer campeonato, con la selección debutante de Castilla y León. Fue en el Campeonato de España de Zaragoza. Aunque en aquella ocasión quedaron últimos, la progresión de la selección castellano y leonesa ha sido espectacular. El año siguiente, cuando Laureana tenía 16 años, la selección femenina de Castilla y León consiguió la medalla de bronce en el nacional. En el 2007, los dos primos consiguieron el bronce con el equipo mixto. El femenino ganó la plata en el campeonato que se disputó en Palencia.
Estos resultados no han llegado por casualidad. «El caballo de horseball necesita que le dediques muchas horas de doma. Así se consigue que haga una pirueta o un cambio de pie perfecto en los partidos. Yo cuido mucho ese aspecto con mi yegua, y también entreno con el equipo varias horas a la semana», dice Laureana. Y añade: «Además, considero muy importante dedicar tiempo al caballo, montar por el campo, para que se relaje y esté feliz».
De España al mundo
En el 2008 el equipo mixto no pudo revalidar su título nacional, pero el femenino consiguió dar un paso adelante, al ganar la plata. Un mes después del Campeonato de España, las selecciones de horseball han completado una gran actuación en el Campeonato del Mundo de Ponte de Lima, Portugal, que concluyó el pasado 3 de agosto. El equipo femenino consiguió la medalla de bronce, mientras que el absoluto mixto sorprendió a todos cuando se hizo con la medalla de plata, con victoria ante Argentina incluida.
Francia mantuvo su hegemonía en el horseball mundial, pero ésta se vio amenazada por el empuje español. La selección nacional se ha revelado como clara candidata a ocupar el primer puesto mundial. Estas expectativas se entienden tras la victoria del combinado sub-16 en el Campeonato de Europa celebrado en Portugal.
Hugo de Prado define el horseball de una manera muy sencilla. «Es como una mezcla entre el rugby y el baloncesto», dice. En este juego, dos equipos de cuatro jinetes disputan un balón que tiene seis asas. Los jugadores tienen que encestar la pelota en un aro de un metro de diámetro, situado a 3,5 metros de altura, que está en el extremo del campo del adversario. El campo mide alrededor de 70 metros de largo y 25 de ancho, espacio suficiente para demostrar la viveza de los caballos y la destreza de los jugadores.
Las reglas del horseball propician que los integrantes de los equipos huyan de la individualidad. Para que un gol sea válido, el equipo debe haber realizado un mínimo de tres pases, interviniendo tres jugadores distintos del equipo.
Cuando el balón cae al suelo, los jugadores han de recogerlo desde su montura. Los jinetes se descuelgan de sus monturas para hacerse con la pelota, incluso al galope. Según Laureana, «el caballo y el jugador tienen que ser un binomio perfecto, porque no puedes estar pendiente del caballo cuando tienes que jugar el balón».
El juego tiene tres árbitros: uno que sigue el partido a caballo desde cerca, otro que controla todo el campo sentado en una silla y un tercero que se ocupa de controlar el tiempo. Los partidos constan de dos mitades de diez minutos.
Un deporte con futuro
Con la victoria de la selección sub-16 en Portugal, el horseball español ha demostrado tener un gran futuro por delante. Los más jóvenes consiguieron vencer a la potente selección francesa y, con esta victoria, dar un giro a la historia de este deporte.
A pesar de que los integrantes del equipo español sub-16 son todos catalanes, también hay jóvenes promesas en la provincia de Palencia.
La provincia de Palencia es un referente para el horseball castellano y leonés, gracias al trabajo de los responsables del Centro Ecuestre La Posada de Campos, de Villamartín de Campos. Ellos han organizado la Liga Noroeste de Horseball (NOHB), una competición oficial que depende de la Real Federación Hípica Española.
El horseball en Palencia
El centro fundó en el 2005 el Horseball Palencia. Hugo y Laureana han aprendido mucho en este club y esperan que otros jóvenes palentinos sigan sus pasos en el futuro. «El horseball en Palencia está avanzando bastante», dice Hugo. Y añade: «El seleccionador español vino al club a ver a dos chicas y un chico que tienen nivel para representar a España. Al final, no pudieron participar con España porque juegan a caballo y sólo pueden jugar en la sub-16 si montan ponis».
El Horseball Palencia pondrá en marcha un equipo mixto de niños y ponis en septiembre, después de un año de preparación. Los componentes tienen entre 10 y 16 años, y participarán en la NOHB si acreditan tener suficiente nivel.
Por otra parte, el horseball se expande poco a poco por la región de Castilla y León. «A nivel nacional, sólo compite el Horseball Palencia, pero hemos tenido una jugadora de Segovia que ahora está haciendo equipo. Es posible que compitan contra nosotros dentro poco tiempo», concluye Laureana.
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International