El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

lunes, 15 de septiembre de 2008

Club hípico, en peligro de desaparecer

Proceso (Suscripción) - D.F., Mexico

Club hípico, en peligro de desaparecer
raúl ochoa

MEXICO, D.F., 2 de septiembre (apro).- Luego de los hechos ocurridos el pasado 25 de agosto, cuando un caballerango y 60 caballos pura sangre murieron ahogados en el Club Hípico La Barranca, autoridades de la delegación Miguel Hidalgo clausuraron el lugar y realizan una investigación, debido a que, al parecer, el club funciona ilegalmente en un terreno propiedad del gobierno federal.

Ese día, el club se inundó debido a las torrenciales lluvias que cayeron ese día en el lugar, lo que provocó la muerte del caballerango Emilio Campos Ballesteros, de 61 años de edad, y de 60 caballos pura sangre.

Tras lo ocurrido, la delegación Miguel Hidalgo, a la que corresponde la mayor parte del predio donde se ubica el club hípico, presume que éste opera irregularmente ese terreno, propiedad del gobierno federal.

Sin embargo, lo que agrava aún más la situación es la falta de registros y constancias que acrediten a sus “propietarios” la legalidad de la tenencia del terreno, ubicado en el fondo de una cañada, con una extensión de aproximadamente una hectárea.

La delegada en Miguel Hidalgo, Gabriela Cuevas Barrón, advierte que si el dictamen de Protección Civil resulta desfavorable al club de equitación, estarán en riesgo sus instalaciones, que dan servicio desde hace 50 años.

Afirma que la decisión será “revocar la concesión. Desde luego, si el dictamen demuestra que representa un riesgo para la población, pediríamos la intervención de las autoridades competentes, en este caso también las del Distrito Federal, el cual tiene ingerencia en el tema de las barrancas a través de la Secretaría del Medio Ambiente, y entre todos tomaremos cartas en el asunto”.

Añade: “Tenemos que emprender una estrategia conjunta y, desde luego, llegar al fondo de este caso, sobre todo por el problema de Protección Civil”, precisa Cuevas.

Entrevistada por Apro, Cuevas Barrón sostiene: “La decisión que vamos a tomar no sólo estará basada en la ley, sino en la seguridad de las personas. Mucho dependerá de lo que veamos en el estudio de Protección Civil. Ya iniciamos una investigación, y no me gustaría precipitarme, pero tenemos abiertos distintos escenarios y el firme compromiso de preservar la protección de las personas que asistan a ese lugar”.

--¿Cuándo concluirá el peritaje?

--No hay un plazo definido. Lo único que tiene un plazo definido es que, a partir del viernes pasado, corren los 10 días hábiles para que los particulares manifiesten lo que a su derecho convenga, presenten los documentos que amparen el correcto funcionamiento del club y se abra todo un proceso que regula la Ley de Procedimientos Administrativos del Distrito Federal.

Por lo pronto, el pasado jueves, cuatro días después de la tragedia ocasionada por las intensas lluvias que inundaron un sector de la colonia Bosques de las Lomas, la delegación Miguel Hidalgo ordenó la suspensión de las actividades en el Club Hípico La Barranca.

Cuevas confirma que hay irregularidades en el Club Hípico La Barranca, como el hecho de que el predio donde se ubica no aparece zonificado ni figura en el Plano Oficial de Alineamientos, Números Oficiales y Derechos de Vía.

Además, en el Sistema de Información Geográfica (SIG), de la página de internet de Seduvi, “la zonificación de dicho terreno corresponde a Área Verde (AV), permitido únicamente para parques y jardines”, señaló la delegación el martes pasado a través de un comunicado.

Según la información, conforme al padrón de giros mercantiles vigentes en la delegación Miguel Hidalgo, “no se tiene el registro de la declaración de apertura para el funcionamiento de un club hípico en la fracción de terreno del club que se encuentra en Miguel Hidalgo, por lo que estaría operando de manera irregular”.

Además, precisa que la delegación “no tiene registros de quejas vecinales en contra del club hípico que pudieran motivar la verificación administrativa en la parte que se encuentra en territorio de la delegación”.

De acuerdo con la delegación, una fracción del predio se localiza en su demarcación y otra parte pertenece a Naucalpan, estado de México. Añade que el acceso es por la avenida Ahuehuetes, número 317, “en la parte que corresponde al estado de México”.

Sin embargo, la dirección de Protección Civil de Naucalpan se deslinda y asegura que todo el territorio está en la delegación Miguel Hidalgo.

Además, su titular, Carlos González López, testigo presencial de los hechos, niega a Apro que el caballerango Emilio Campos Ballesteros, de 61 años de edad, haya fallecido la noche de la intempestiva inundación del club hípico “en cumplimiento de sus funciones, salvando a los caballos en medio de la tormenta”, como fue dado a conocer por medios de comunicación.

--Dicen que el caballerango falleció porque quería rescatar a los caballos. ¡Mentira! Al difunto lo vi recargadito, como si estuviera sentado. Como ya era una persona grande, creo que no le dio tiempo de levantarse y le ganó el nivel del agua… Nosotros atendimos a gente de entre los 32 y 34 de edad e, incluso, a una niña de cuatro años que también estaba en el techo.

El regalito

Hace 50 años, el mayor de caballería Víctor Manuel Saucedo Carrillo

--quien formó parte del equipo mexicano que participó en los Juegos Olímpicos de Londres 48, junto con Humberto Mariles-- recibió del entonces presidente Adolfo López Mateos la concesión gratuita por 99 años del predio donde se levanta el Club Hípico La Barranca.

Eran los tiempos dorados de la equitación mexicana, y aunque Saucedo Carrillo no ganó una medalla olímpica, bastaron sus éxitos en competiciones internacionales para ganarse la confianza de López Mateos.

Gracias al beneficio presidencial e intocable por las autoridades, Saucedo Carrillo ha lucrado con el predio de propiedad federal.

Según el folio de personas morales número 58274, del Registro Público de la Propiedad, el Club Hípico La Barranca Sociedad Civil está constituido por la familia del propio Víctor Manuel Carrillo: su esposa Emilia Mester Filipovich, con capital de mil pesos, y sus hijos Ana María Saucedo Mester, con 48 mil pesos, así como Víctor Manuel Saucedo Mester, con mil pesos de las acciones.

Entre los usuarios del club hay un socio de nuevo ingreso: Pamela Franco, propietaria de Vincent, el caballo que montó Bernardette Pujols en los Juegos Olímpicos de Beijing. Pujols terminó en la novena posición en la prueba de adiestramiento.

De acuerdo con el número de escritura 108045, de fecha 11 de abril de 2002, “el objeto de la empresa es la prestación de toda clase de servicios de capacitación, desarrollo profesional, adiestramiento tendientes a divulgar e impulsar especialmente el deporte hípico”.

En la actualidad, este club ha constituido el primer “Pony Club” en México. Cerca de 100 niños toman clases de equinoterapia y otros 300 de equitación. También realizan actividades personas con problemas de anorexia, bulimia y parálisis cerebral.

Sin embargo, las reglas de operación del Club Hípico La Barranca son toda una incógnita para la delegación Miguel Hidalgo, cuya titular, Gabriela Cuevas, acepta que la única constancia que tienen son los planos de lineamiento, “porque no hay una declaración de apertura”.

Esta agencia solicitó una entrevista con el director del club, Luis Loustalot (nieto del mayor Saucedo Castillo). Argumentaron que ni el “propietario” ni los usuarios están en condiciones de emitir comentario alguno, temerosos por la actual situación del lugar y, sobre todo, debido a que salieron a la luz pública los precios de los caballos muertos, cuyo valor se estima en varios millones de pesos.



La concesión, en riesgo

Cuevas Barrón insiste que no tiene mayores antecedentes de ese club: “Hemos encontrado, primero, que este club hípico viene, al parecer, de una concesión o permiso de alguna naturaleza que otorgó el gobierno federal hace alrededor de 50 años. Un presidente premió a los que asistieron a unos Juegos Olímpicos con un equipo de equitación. A cada uno le dieron diferentes concesiones en ciertos lugares para hacer clubes hípicos. A esta familia le dieron el Club Hípico La Barranca. Sin embargo, no tiene ningún permiso al menos en la parte de la delegación Miguel Hidalgo, porque otra parte del predio está del lado de Naucalpan”.

Dice que, al menos, ese club debería contar con dos licencias: “una para Naucalpan y otra para la Miguel Hidalgo. De Miguel Hidalgo no la tienen”, aunque acepta: “Todavía no estamos al 100 por ciento seguros porque se hizo una verificación administrativa y los particulares tienen derecho, conforme a la Ley de Procedimiento Administrativo, a 10 días hábiles para contestar lo que a su derecho convenga y entregar sus permisos, si es que los tuvieran”.

Señala: “Al menos en nuestro padrón de Establecimientos Mercantiles no encontramos ninguna autorización… estamos actuando conforme a la ley. No sé qué estrategias estén previendo los dueños de ese lugar. Pero nosotros tenemos que actuar en todo momento conforme a la ley, y en este caso más importante todavía conforme a las Normas y Manuales de Protección Civil, para evitar algún problema posterior.

“Cada temporada de lluvias tenemos que tomar medidas muy serias para que no existan asentamientos irregulares. Hay asentamientos humanos, invasiones en muchas barrancas, como por ejemplo en la delegación Álvaro Obregón, y aunque en este caso se trata de un club hípico, tampoco debe haber ese tipo de asentamientos, porque son los cauces naturales de las barrancas”, añade.

Y asegura que las tareas de limpieza de las barrancas se iniciaron hace tres meses, “porque además constituyen no sólo este problema de riesgo, viéndolo por el lado negativo, sino también un posible pulmón para la ciudad. Por eso es importante darles mantenimiento”.

Sobre los hechos ocurridos el lunes pasado, explica que, en términos técnicos, la cantidad de granizo que cayó fue atípica. “No es lo que sucede frecuentemente en la delegación Miguel Hidalgo. Saturó las coladeras, lo que evitó que se fuera el agua, pero además al estar en un cauce de barranca, el agua retoma los caminos naturales. Eso propició el reblandecimiento de la tierra y la inundación que se presentó”.

--¿Cómo entender que éste club lleve 50 años de labores en un lugar que, como ustedes consignan, no está zonificado?

--Tristemente, es la historia de nuestro país, que se ha construido en muchos aspectos con base en la ilegalidad. Tenemos que darnos cuenta cómo al respetar la ley nos lleva por cauces de protecciones y una convivencia mejor que los de la ilegalidad.

“Tal vez la concesión que tengan sea legal. No lo sé porque aún no han documentado absolutamente nada. Vamos a revisar cuidadosamente los papeles para tener la certeza de cómo operaban, legal o no. Al menos, una declaración de apertura no encontramos. Tenemos que revisar qué tipo de concesión se les dio hace 50 años. Son concesiones que normalmente se dan a 99 años. Durante muchos años se ha hecho así, y es una práctica común que no creo que sea la idónea. Claro que cuando son predios federales debe respetarse”.

--Entonces, ¿esta concesión puede ser revocada?

--Hay causales que prevé a veces la misma concesión y a veces la ley. Pero depende qué se haya concesionado. En ocasiones se concesiona nada más el uso y el aprovechamiento, y en otras la explotación. Hay distintos tipos de concesiones, pero como no tenemos esos documentos debemos esperar lo que ofrece la parte del Club Hípico La Barranca.

--Alrededor del predio y de la barranca, que es propiedad federal, existen entre 60 ó 70 casas, ¿Cuál es la situación de estas viviendas?

--Vamos a empezar a revisar la zona federal, porque no sólo es rescatar la parte ambiental de las casas, sino que se apeguen a normas de desarrollo urbano y medio ambiente, incluso de todas las normas que tiene que vigilar la Comisión Nacional del Agua, el Sistema de Agua de la Ciudad de México, porque si estos cauces de río atraviesan alguna casa, probablemente tengan alguna amenaza seria. Este problema no se ha presentado. Sin embargo, no se puede especular en eso.

--¿Este club paga impuestos?

--No lo sabemos. Vamos a esperar a que nos demuestren la legalidad del predio, y a partir de las pruebas que presenten, ya podremos emitir una opinión profunda de cómo estaba operando.

--¿Un presidente de la República puede donar un terreno a un particular nada más por gusto o capricho?

--Estamos hablando de hace 50 años, cuando los presidentes podían hacer básicamente lo que querían. En las leyes se prevé y vienen concesiones que pueden ser desde título gratuito o pagando alguna contraprestación. También tiene esa figura el gobierno del Distrito Federal y los estatales.

“Probablemente resulte importante tener una especie de consensos a nivel nacional y de los estados y municipios en materia de ordenamiento territorial sobre criterios más claros, no sólo en estos, sino también cuando se encuentre en zonas que tengan algún tipo de minas o algún riesgo natural. Se volvería cada vez más importante ante el fenómeno del cambio climático y del crecimiento poblacional.

--¿Qué otras irregularidades han detectado en torno al club hípico?

--Básicamente, es lo que hemos encontrado hasta ahora al revisar nuestros padrones, pero no podemos descartar que alguna autoridad anterior haya dado algún tipo de permisos. Si hablamos de una concesión de hace 50 años tenemos que revisar un montón de antecedentes, pero no sabemos a ciencia cierta quién dio algún permiso. Se ve que es un establecimiento que llevaba mucho tiempo funcionando porque no hemos tenido una sola queja vecinal. Por el contrario, muchos de los usuarios se han acercado a la delegación a defenderlo y están preocupados de que desaparezca este lugar.

--¿Los responsables de este club hípico han realizado algún trámite en la delegación?

--No. Las personas están muy preocupadas por lo que sucedió, y si algo conviene a todos es que quede muy claro este caso, que todas las autoridades tomemos el caso de protección civil en las barrancas como un tema muy serio. Aquí fue el caso de un club hípico. Estamos hablando que serán caballos muy bonitos, pero son caballos… Hay una persona que desgraciadamente murió. Y los riesgos en las barrancas en la ciudad de México existen todos los días, por lo que tenemos que ponernos a trabajar, sobre todo en las delegaciones más pobladas. Los asentamientos irregulares han sido la base de su desarrollo poblacional.

--¿Y esta barranca donde se ubica el club hípico no será la excepción?

--Desde luego que no. Tenemos varios casos. Por ejemplo, la barranca de Tecamachalco, que es la más grande, se encuentra en los límites entre la delegación Miguel Hidalgo y los municipios de Naucalpan y Huixquilucan. Ya hemos tenido reuniones desde hace un mes y medio con autoridades federales, del Distrito Federal, del estado de México y de los municipios para empezar a arreglar las cosas con recursos del próximo año y que cada autoridad aporte parte de los recursos.



En defensa del club

A Manuel Lecuona, quien perdió a su yegua Sabrina durante la inundación parcial del Club Hípico La Barranca, le parece absurdo la iniciativa de la delegación Miguel Hidalgo para clausurar el recinto.

“Ni modo que no se dieran cuenta de que las instalaciones estaban ahí. Los anuncios están en la calle”, dice, y se pregunta: “¿Qué hicieron los delegados durante tanto tiempo sin saber que el club hípico estaba ahí?”.

--Es decir, que no operaba de manera clandestina.

--Claro que no porque en las calles ves los anuncios de Pony Club, de equinoterapia, cursos de verano, enseñanza para niños. Está anunciado en las paredes de la calle de Ahuehuetes.

“Lo peor que nos puede hacer el gobierno es cancelar algo que nadie desea. Nadie se está quejando de que se murieron los caballos… Vamos a sumar para que no se pierda una institución del deporte que tiene tantos años y que ha sobrevivido al crecimiento de la urbe. Es muy difícil que existan ese tipo de instalaciones dentro de la ciudad”, sostiene Lecuona.

Por su parte, el jinete Eduardo Salas, quien fue bajado del equipo mexicano que acudió a los Juegos Olímpicos de Beijing por un asunto “personal” –según denunció--, arremete contra el presidente de la Federación Ecuestre Mexicana: “Debería estar en este asunto defendiendo a sus asociados. No se ha visto su participación en el caso del Club Hípico La Barranca. Debería estar metido, viendo cómo asesora legalmente y cómo puede ayudar”.

Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International