El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

sábado, 20 de septiembre de 2008

“Si contáramos lo que se habla en el Círculo Ecuestre perderíamos nuestra fuerza”

Noticias.com (España) - Spain

Manuel Carreras, presidente del Círculo Ecuestre

09/08 - Estefanía Pérez

Este club social de estilo británico reúne en su sede a los más influyentes empresarios y las más destacadas personalidades de la sociedad catalana. Con la obligación de ir siempre ataviados con elegancia para acceder a los salones del Círculo Ecuestre, los pertenecientes a este selecto club pueden disponer de un palacete modernista, un edificio construido en 1910 que fue reformado en 1992 y ampliado con la incorporación de una residencia privada para socios e invitados en 2002. En este entorno, ideal para relajarse pero también para hacer negocios, y al que no todos pueden acceder, el valor principal es el de la discreción.

Estefanía Pérez.- El Círculo Ecuestre nació de la mano de un grupo de aficionados a la hípica, pero poco tiene que ver hoy este club privado con el mundo del caballo…

Manuel Carreras.- Sí, ¡lo único que queda es el nombre! Con los años, el Ecuestre fue perdiendo la parte de la hípica y se fue transformando en un club de estilo anglosajón, más filosófico, de encuentro… que es lo que es ahora.

E.P.- ¿Es el Círculo Ecuestre “la mano que mece la cuna”?

Manuel Carreras.- No, creo que no. Hay muchas instituciones en Barcelona que funcionan bien, una de ellas es el Círculo. De entrada, nosotros como institución no tenemos opinión. Cuando decimos algo es a título personal. Es cierto que en el Círculo Ecuestre coinciden una serie de personas importantes, que se encuentran aquí, y que hay un peso importante de los socios que son la parte pudiente de la ciudad desde un punto de vista empresarial, económico y social. Se encuentran y supongo que hablan pero no creo que vaya más allá.

E.P.- Se dice que entre los muros del Círculo se ha cerrado más de una fusión. Eso sí que sería ir algo más allá…

Manuel Carreras.- Sí, se han hecho operaciones importantes y hay reuniones muy importantes que, además, se hacen porque nunca se hace publicidad de ello. Intentamos ser una institución bastante discreta en ese sentido para que el socio sepa que va a encontrar una discreción absoluta donde se pueden cerrar cualquier tipo de relaciones. Se han cerrado muchas relaciones en el Ecuestre.

E.P.- Por si la discreción tiene fecha de caducidad, ¿díganos alguna “relación” que se haya cerrado en el Ecuestre en el pasado?

Manuel Carreras.- No, no… Perderíamos nuestra fuerza.

E.P.- ¿De qué otros privilegios, a parte de la discreción, disfruta el socio del Ecuestre?

Manuel Carreras.- Hoy en día el Ecuestre tiene una imagen muy positiva, muy viva y muy plural, y eso es especialmente lo que sale a la luz. Pero no hay que olvidar que el Ecuestre es una empresa con 55 trabajadores con un toque distintivo con el tema culinario. La gente viene a encontrarse y a comer. Tenemos una cuenta de explotación que se tiene que ganar cada año y debemos tener una cocina que funcione. En la última rehabilitación que se hizo en la casa coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Barcelona ya apostamos por una cocina propia, nunca un servicio externo, porque entendemos que es uno de nuestros hechos diferenciales. Todos estos temas, como también el servicio y las habitaciones que tenemos, no salen tanto a la luz pero en el fondo es lo que define al Ecuestre. Lo que se hable ya depende de los socios, pero el socio lo que espera es que todo esto funcione como una maquinaria de primer nivel.

E.P.- Aproveche la ocasión para hablarnos de ese entorno tan especial.

Manuel Carreras.- Estamos en un palacete de principios del siglo XX, modernista, precioso, maravilloso, bien situado… Las salas son preciosas, con todo tipo de mejoras desde el punto de vista audiovisual, y con un muy buen servicio.

E.P.- Este año finaliza su presidencia y una de las huellas de su gestión será sin duda el saneamiento de cuentas. ¿Cuál ha sido la evolución de los números del club?

Manuel Carreras.- Hemos tenido un buen incremento de socios porque cuando yo llegué al club había algo más de mil seiscientos y ahora estamos cerca de los dos mil. Una de las cosas de las que me siento más orgulloso es de la incorporación de socios jóvenes. Logré que se hicieran unos cambios en los estatutos del club para que la entrada del hijo del socio tuviera una serie de ventajas. Hoy hay unos 400 socios que tienen menos de 36 años y la mayoría de ellos han entrado en los años que llevo en la presidencia. Es algo muy importante porque hemos logrado crear un foco de gente joven que tiene su propia junta directiva y crean sus propios actos y coloquios. Este es un lobby que no existe en otras instituciones de Barcelona. Además, el futuro del Ecuestre está más o menos asegurado. Creo que ésta es la parte más importante porque a nivel de números creo que ya eran correctos y hemos seguido en esa línea. Yo he tenido la suerte de presidir el Ecuestre durante seis años en los que la economía ha funcionado de maravilla, lo que ha ayudado a que la gente pagara la cuota de entrada con más alegría.

E.P.- ¿Qué ventajas tienen esos jóvenes para acceder al Círculo?

Manuel Carreras.- El hijo del socio que tenga menos de 36 años paga unas cuotas de entrada que no llegan ni al 10% de lo que pagan los otros socios. Además, hace dos años hicimos algo especial para que los amigos de los hijos de los socios pudieran entrar avalados por seis socios, aunque eso ya se acabó.

E.P.- ¿Cuál es la cuota de entrada para quien no goce de la divina juventud?

Manuel Carreras.- En estos momentos son 12.000 euros. Pero es importante decir que no es un fondo perdido, es un título que cuando el socio se va lo puede poner a la venta.

Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International