El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

viernes, 28 de noviembre de 2008

El Litoral - Corrientes, Argentina




La Campaña del Desierto y la verdadera dimensión histórica del Gral. Julio Argentino Roca
Fecha Publicación: Jueves, 20 de Noviembre de 2008
Por Jorge Enrique DeniriLa figura de Roca, trae a los correntinos -a los que conocen el tema y lo recuerdan-, amargas evocaciones de la pérdida de la mitad del territorio provincial. Cuando los porteños del ‘80 y sus aliados, arrancaron a Corrientes aquellas antiguas Misiones, que eran parte sustancial de su patrimonio geográfico y de las cuales, a su vez, siendo ya territorio nacional, nuestra típica incompetencia para defender la soberanía, la astucia brasileña, la destreza de Rio Branco y el arbitraje interesado de un presidente norteamericano, desgajaron otro tanto, sobreviviendo apenas el ínfimo apéndice con el que, mucho más tarde, se creó por Ley del Congreso la actual provincia de Misiones. Pero lo cortés no quita lo valiente. Julio Argentino Roca es una de las grandes figuras nacionales. El primer presidente que gobernó efectivamente sobre todos los argentinos. El que trajo una paz prolongada a la República, evitándole sabiamente una guerra con Chile que los patrioteros y jingoístas de entonces reclamaban a grito airado. El que desarrolló lo poco que se ha hecho hasta hoy de la vocación oceánica argentina. En fin, también el que incorporó de modo efectivo la Patagonia al patrimonio territorial de la Nación, y acabó -siendo sólo un ministro-, definitivamente con un flagelo que consumía sistemáticamente vidas y haciendas: Los malones de la indiada. Los actuales fabuladores, constructores de mitos, pretenden que la Patagonia estaba habitada por ‘pobladores originarios’ que vivían pacíficamente y no molestaban a nadie. Sostienen así que Roca perpetró contra esas ‘víctimas inocentes’, un ‘genocidio’ imperdonable.Nada más falso y mentiroso. Los mapuches no eran ‘originarios’, ni siquiera habían sido los primeros pobladores de la Patagonia. Eran indios corridos de Chile que, perseguidos por los chilenos, habían cruzado a nuestro territorio, cuando éste ya estaba poblado de sobra por los españoles y los criollos. Calfu-curá, nunca se recató de decirle a quien quisiera escucharlo, que él era ‘un indio chileno’.Pero además, estas ‘víctimas inocentes’, lo primero que hicieron cuando se instalaron, fue caer so-bre los que sí eran ‘originarios’ y pasarlos a todos a degüello, menos las mujeres, que se reservaron para otros menesteres, y los niños, que fueron convertidos en esclavos.Eso no es todo: ¿Por qué los perseguidores de brujas no protestan contra Juan Manuel de Rosas, que en su campaña mató 10 o 100 veces más indios que Roca? Y antes y después, en el cuartel de Santos Lugares, todas las mañanas fusilaba indios en grupos de a cinco, atados a unas banquetas largas. ¿Qué tiene Rosas que no tiene Roca? ¿Qué el color del billete es distinto?Por último, pero no lo último, a Roca, su campaña le valió un prestigio inmenso y le representó -más allá de sus zorrerías-, dos presidencias: ¿los hombres y mujeres de su tiempo eran idiotas? ¿Se los engañaba como a criaturas?¡No! Lo que pasa es que Roca le dio una solución definitiva al problema gravísimo del indio, que robaba de a cientos de miles las cabezas de ganado, que mataba, sa-queaba, incendiaba, violaba y todo lo demás. Que costaba ingentes millonadas de pesos anuales para mantenerlo más o menos quieto, para frenar un poco los malones, y sobre todo para rescatar a las cautivas, que volvían con la tropillita de indiecitos siguiéndolas. (No nos olvidemos, por ejemplo, que Cefe-rino Namuncurá, nieto de Calfucurá, no era indio, sino mestizo. Su madre fue una mujer robada en Chile, cautiva que fue violada y preñada en los toldos y allí lo alum-bró). Por otra parte, para mayor testimonio de la deshonestidad flagrante y las mentiras de los cazadores de fábulas, recuérdese que a Roca en su campaña lo secundaban los salesianos. Ellos pueden dar testimonio de cuántas vidas costó esa campaña. Tan pocas que un historiador chileno, despechado porque nos adelantamos en ocupar la Patagonia, denuncia que ‘se hizo al paso del caballo y sin disparar un tiro’. Hay carradas de documentación y cientos de testimonios fehacientes para comprobarlo.¿Qué hay atrás de todo esto? ¿Tendrá que ver con ese proyecto perpetrado hace unos años por Osvaldo Bayer ante el Congreso Nacional, reclamando separar la Patagonia del territorio patrio y dársela a los escasos mapuches puros existentes, para hacer un nuevo país? ¿Qué otro calificativo merecen propuestas como esa que el de traición a la Patria?Como sea, y finalmente, nos guste o no nos guste Roca, la His-toria no es cuestión de gustos. Esos pseudo historiadores que por ignorancia, o peor, malicia, pretenden erigirse en jueces del pasado, decidiendo quien sí y quien no merece un monumento o un billete, no sólo ofenden a quienes nos antecedieron, en un ayer en que quizás sus propios antepasados todavía no habían puesto un pie en el Río de la Plata. Insultan y agreden a quienes, desde sus tumbas, ya no pueden protegerse ni defender sus ideas. Lo más grave, afrentan al sentido todo de lo que es y debe ser la cultura. La Revolución mexicana -sólo un ejemplo de muchos-, con ser lo dura que fue, sacó la estatua de Carlos IV del ‘zócalo’, y la trasladó. Primero a la universidad, y después a lugares cada vez más expectables, donde todos los mexicanos pudieran admirarla. No la vejaron, ni menos destruyeron.Los caza fantasmas vernáculos seguramente, si se los deja, harán como los turcos con el Coloso de Rodas: venderán el bronce a peso en alguna chacarita.
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International