El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

sábado, 29 de noviembre de 2008

Las recompensas que dan los caballos

el Sentinel - Ft. Lauderdale,FL,USA

Un entrenamiento de pura sangre
Las recompensas que dan los caballos
Por Aurelio Moreno
ESPECIAL PARA EL SENTINEL
22 de noviembre, 2008

Joyful Bird, una preciosa yegua colorada de 4 años, camina acompañada de un mozo de corral tras una extenuante carrera en el Hipódromo del Calder en Miami. El ejemplar ha pasado ya dos veces por la ducha (una con jabón) y antes de cenar su entrenador la cubre con una especie de manta para darle calor en una tarde de brisas frías.

"Corrió bien", indica el preparador panameño Roderick Rodríguez, al referirse a su caballo que finalizó cuarto en la sexta prueba del programa dominical. "Se encerró (corrió entre otros ejemplares) y eso no le gusta. Por eso comenzó lenta".

Rodríguez, de 43 años, habla de Joyful Bird como si se tratara de una niña. También la trata de la misma forma que lo haría con un infante. Le da palmadas en el lomo, le sopla en los ojos para sacarle tierra que acumuló durante la carrera de siete "furlons". Le pregunta al cuidador si el purasangre ha tosido y luego él mismo la toma de la brida para darle un corto paseo antes de llevarla a su establo.

Joyful Bird es uno de media docenas de caballos entrenados por Rodríguez en el hipódromo Calder, ubicado en 21001 N.W. 27th Ave., en Miami). El panameño, que virtualmente nació en un hipódromo, viene de una respetada familia de preparadores. Su abuelo, padre y sus dos hermanos mayores han brillado en pistas de Panamá, Estados Unidos y El Caribe. Con 18 años de experiencia como adiestrador oficial en varios estados de la nación se conoce al dedillo todos los trucos y secretos del oficio.

"Uno debe conocer las mañas de cada caballo", explica. "Algunos son nerviosos, otros mordedores o pateadores y muchos son dóciles. Un buen caballo te enseña desde muy temprano una actitud ganadora...aún entrenando quiere siempre correr adelante de los otros. Esos tienen madera de campeones".

Un día normal para Rodríguez arranca a las 5 a.m. cuando los potros salen a galopar en la pista de entrenamiento. Mozos y galoparadores han llegado incluso antes.

Muchos viven en el hipódromo. Comen, duermen y entrenan con los caballos en un mundo poco conocido para el resto de los mortales, pero no para Rodríguez.

"En promedio, la vida útil de un caballo es de unos tres años", indica. "Comienzan a correr desde los dos años y alcanzan madurez a los tres. Se entrenan de cinco a seis días a la semana durante todo el año. Los más jóvenes le temen a la oscuridad y la soledad. Un potro de dos años sólo puede ser trabajado bajo la luz del día y en compañía de otros. De otra forma se asustan".

Así como los atletas humanos, los purasangres fraguan su éxito en un sólido entrenamiento y una buena alimentación, que consiste básicamente en una "ensalada" de avena dulce, alfalfa, melaza, vitaminas y sal. Algunos, de la misma forma ciertos hombres, mejoran su rendimiento con otras sustancias legales e ilegales prohibidas.

"En la hípica, en muchos estados, los esteroides son legales, pero existen otras sustancias prohibidas que suelen ser usadas por los entrenadores para ayudar a sus caballos como anfetaminas, morfina y hasta cocaína", revela el entrenador.

"En la pista también se hacen otras trampas como el uso de baterías (dispositivo eléctrico que el jockey utiliza para estimular al potro durante una carrera). Son cosas del oficio".

Rodríguez, sin embargo, prefiere hacer las cosas limpias. Joyful Bird ha ganado ya dos carreras y nunca a dado positivo a ninguna sustancia ilegal.

"Creo que ser honesto es lo más importante", señala. "Ganar legalmente es un sentimiento único".
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International