El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

sábado, 1 de noviembre de 2008

Noroeste en el Recuerdo

El Debate - Zaraote,Buenos Aires,Argentina


2008-10-22 | Zárate
Noroeste en el Recuerdo

A la gente de Villa Massoni y Villa Ciriaco: Todavía recuerdo aquellos remolinos de tierra en la calle Matheu al fondo, las tardes que nuestros padres nos mandaban a regar por el polvo que levantaban los colectivos de la Expreso Noroeste, y nosotros todos pibes, competíamos para ver quién construía el mejor regador; tomábamos una latita y la clavábamos en un palo de escoba, pero el ingenio de nuestra corta edad los diversificaba de mil maneras, de Boca, de River, con latas grandes o pequeñas.

Los viejitos
Recuerdo a cada uno de los viejitos que paraban a charlar en la herrería de mi padre, Don Iribarne (el Radical), Don Ziragoza (el Peronista), Don Pucheta (el Criollo Correntino), Don Sanches (el Evangelista), Don Gianfelice (el Chacarero), y tantos otros; cómo olvidarlos, si para mí fueron maestros, con mi corta edad en la década del ‘70, ya sabía de Perón, de Illia, de Frondizi, los Conservadores, el Che, los Montos y los Militares, aquellos que una oscura noche de Abril vinieron a levantar a mi padre, por la absurda razón de pensar distinto, o quizás por tener un apellido que olía a comunismo (por suerte sobrevivió). Aquellas tardes de mate después del colegio, con el agua calentada en la fragua de la herrería y charla. Siempre se charlaba y se discutía, sobre política y la vida, cada uno de ellos opinaba con tanta seguridad en temas tan distintos como filosofía, extraterrestres, la vida, o simplemente chismes de barrio.

Los bares
Recuerdo la proliferación de bares que había por el barrio a principio de los ‘70, por ser quizás la frontera entre el campo y la ciudad, frente a la herrería de mi padre donde hoy está la Sociedad de Fomento 25 de Mayo estaba el Ramos Generales de Enrique Lezcano. Tenía la máquina manisera en la que introducías la moneda y por ahí te ganabas un juguete, sino, estaba el consuelo de los maníes con caramelo. Recuerdo las mortadelas de Bigarella colgadas en la ganchera que atravesaba el antiguo mostrador y la gran cantidad de bebidas puestas en anaqueles altísimos llenos de tierra y tela de araña que acentuaban su antigüedad; a una cuadra y media de allí estaba el Ramos Generales y el Bar de Grazianni, sobre Santa Fe y Saavedra, (antiguamente era el Ramos Generales de Sciorda, que vendía desde Rémington hasta cartuchos de Dinamita para volar las raíces de los árboles en zona de siembra), cada vez que comprábamos algo, Grazianni nos regalaba un caramelo. De ese lugar siempre recuerdo que sobre el mostrador tenía una gran panceta con un cuchillo gigante sobre el mostrador, bañaderas y baldes de zinc que colgaban del techo, al lado estaba el bar intercomunicado por una puertita por la que Grazianni discurría despachando copas y kilos de pan En el bar siempre había paisanos, y recuerdo haber escuchado allí las charlas de si convendría sembrar esos porotos chinos de que tanto se hablaba (la soja), pues por aquellos años se comenzaba a sembrar en la zona, en la puerta existía un palenque en donde siempre había caballos. En la calle España casi Santa Fe, estaba el negocio de Don Nicho, una tienda en la que se vendía de todo menos comestibles y bebidas, quizás por el nombre o por la semipenumbra del local, un alo de misterio envolvía este comercio. En la esquina de España y Santa Fe existía la pulpería de Marrone, tenía buzón, palenque y alcancé a ver la reja sobre el mostrador, más allá en Santa Fe y Urquiza estaba el boliche de Rivero, que además criaba gallinas allí y vendía huevos. La zapatería de Fuentebuena un abuelo bueno y trabajador, el aserradero de Morino, el cual admiraba de pequeño, al pasar para el colegio por la cantidad de maquinaria gigante a mis ojos, con la cual trabajaban gigantescos troncos. También estaba el club San Martín, el Club Saavedra, el Bar Marino, el Bar David, estos dos últimos sobre Matheu, sobre la calle Paso al 1600 el Bar del Tono con el primer villar que vi en mi vida. Siguiendo por Santa Fe y saliendo para Lima, estaba la Viuda Greco, Ramos Generales, conocida por ser muy linda y atender con el revólver en la cintura, más allá siempre por el camino viejo a Lima estaba el boliche de los Vascos en donde cuentan que cada pelea era definida a los tiros, creo que esta zona era la que más bares tenía por metro cuadrado ya que me olvidé los nombres de un montón. Estos barrios eran además una mezcla de nacionalidades , estaban los Portugueses , los Rusos , los Polacos , los Alemanes , los Paraguayos , los Gallegos , los Italianos y hasta Franceses ¡¡¡ , recuerdo que mi abuela me contaba , que un vecino Alemán , enviaba dinero a Alemania a través de un fondo de suscripción para ayudar a que Hitler ganara la guerra y siempre les decía , ¡cuando el Fhurer gane nos dará 100 esclavos rusos a cada Alemán ¡ , un amigo de mi abuelo que era Ucraniano lo escucho jactarse y de una trompada le arranco la oreja , si amigos , la segunda guerra mundial también se peleo en Zárate , hay miles de anécdotas de discriminación y pelea entre , los nazis , los fascistas y los inmigrantes de los países aliados . Si alguno llegaba del campo , por el viejo camino a Lima , no necesitaba ir hasta el centro , allí encontraba de todo , en la esquina de Saavedra y soler estaba la ferretería de Don Pepe (todavía existe) , que vendía hasta molinos de viento , la Farmacia de Anilinas Federal en la esquina de Pueyrredon y Matheu , en la calle Pavòn hasta donde llegaba el campo de Meteor , existía una pista de cuadreras en donde se hacían además carreras de galgos y sortija . Quisiera poder escribir tantas cosas de ese Zárate semi-rural que ya no existe , de aquellos gringuitos que se calzaban la boina después de la jornada en la fabrica y tenían quintas en todos los baldíos , de esas siestas silenciosas a ventana abierta , pues no existían los robos , de ese Zárate que creció increíblemente , y algunas cosas dejó en el camino, … Y hoy forma parte de esa mega ciudad llamada conurbano ……….. C.A. Zarzycki Gracias Señor director , un afectuoso saludo desde Mar del Plata . Muy buena la web , a la altura de los grandes diarios . (Cesar Andres Zarzycki)

Sr. Director: Mucho agradezco sus palabras y la posibilidad de expresarme en su periódico. Aquí en Torremolinos (ciudad a 18 km. de Málaga, en Andalucía, en el sur de España sobre el Mar Mediterráneo), existe una gran colonia de Argentinos que en ocasiones de las fiestas patrias nos reunimos y festejamos y tratamos de evitar la nostalgia. Trataré, en otra ocasión, de enviarle alguna nota sobre nuestra vida aquí en España.
Con respecto a las fotos que me pide, le enviaré algunas en otro e-mail, ya que las que tengo sobrepasan los 300 MB que solicita la página de vuestro periódico. Adjunto igualmente en esta, una foto mía con mi nieto (el del bocadito Cabsha) y una vista de la playa de Torremolinos. Igualmente, me tomaré en serio eso de ser periodista y cualquier noticia que nos acerque a Zárate desde España se la enviaré.
Agradezco nuevamente vuestra deferencia y le envío un afectuoso abrazo.
Antonio Ferrera Jimenez - Torremolinos - Málaga - España

Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International