El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Símbolo de tradición

Diario de Cuyo - San Juan,Argentina

"...la carreta tuvo una utilidad preponderante en el transporte de la época, recorriendo huellas y caminos de tierra, en una topografía por demás complicada." 
ANTONIO CLARO - PROFESOR EN LETRAS

En la época de la dominación española, el principal medio de transporte era la carreta y en los territorios que comprendían el Río de la Plata, tuvo una preponderancia extraordinaria a la vez que fue y sigue siéndolo, un símbolo de tradición.

En Argentina, Uruguay y Paraguay, la carreta tuvo una utilidad preponderante en el transporte de la época, recorriendo huellas y caminos de tierra, en una topografía por demás complicada. Viajeros que visitaron estas comarcas durante los siglos XVIII y XIX, dieron cuenta en sus narraciones de las largas y azarosas travesías que podían durar 20, 30, 90 días y hasta más, en llegar a destino, dependiendo de las distancias que este medio de transporte debía llevar a cabo, en lo que también sumaba los inconvenientes que podían presentar las huellas y las contingencias climáticas que influían negativamente en la velocidad del desplazamiento.

En los siglos mencionados -y antes- existían dos rutas principales que partían desde Buenos Aires y atravesaban el país hacia Mendoza y Jujuy, con destino final en Santiago de Chile, la primera, y la segunda conectaban con Lima, en Perú.

Fundamentalmente se trataba de un enorme carruaje rectangular apoyado sobre dos grandes ruedas sin engrasar y envueltas por anchas y gruesas tiras de cuero. Al girar producían un sonido comparable a un gemido persistente que se escuchaba desde lejos. El techo y las paredes eran de totora y para contrarrestar las inclemencias del clima, especialmente la lluvia y las heladas, el techo era recubierto con grandes cueros. El conductor utilizaba en la dirección dos picanas colocadas en resistentes cañas, destinadas a incentivar los bueyes, según su ubicación delantera o trasera. La travesía podía durar, como ya se dijo, desde días hasta meses.

En su época fue el vehículo obligado para el transporte de todo tipo de mercadería y, en determinadas ocasiones, personas. Las caravanas pernoctaban en ruedos a modo de defensa para afrontar los frecuentes ataques de los malones que, en reiteradas ocasiones provocaban destrozos y muertes. Durante la travesía también tuvieron que padecer los incendios de pajonales que espantaban los bueyes con las consecuencias lógicas.

A modo de estaciones, enormes plazas servían de estacionamiento y albergue. Allí se protegían de los rigores del sol y las lluvias, a la vez que preparaban asado y mate para la alimentación. Algunas veces acompañaban a los gauchos que conducían las carretas, sus mujeres e hijos. Los bueyes recibían el cuidado de hombres de a caballo, entrenados especialmente para este menester.

En la actualidad, la lenta, pesada y legendaria carreta que surcó los polvorientos caminos de las pampas argentinas -transformados hoy en modernas rutas transitadas por veloces automóviles y camiones-, quedó detenida en las huellas que ella misma trazó, erigiéndose como símbolo de un pasado que no muere del todo.

Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International