El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

jueves, 25 de diciembre de 2008

El triunfo de Life of Victory en el Carlos Pellegrini se pareció a muchos y fue distinto de todos.

Lanacion.com (Argentina) - Argentina

Por Gustavo S. González
De la Redacción de LA NACION

El triunfo de Life of Victory en el Carlos Pellegrini se pareció a muchos y fue distinto de todos. San Isidro es el mismo hipódromo histórico y bello de siempre, pero ayer lució como pocas veces. El Pellegrini y San Isidro. Y Life of Victory. El mismo alazán que entró cuarto hace un año. El que ahora tuvo el mejor viaje al disco, por el medio del lote pero sin escollos, para frenar a un brasileño, Negro da Gaita, que descontó tanto que en las tribunas los latidos quedaron unos segundos en suspenso.

La chaquetilla, el jockey, el entrenador, el criador, todos son los mismos de Fire Wall, el ganador de 2004. El Gusy, el stud de Juan Garat; Rodrigo Blanco, Dany Etchechoury, Orilla del Monte. Y Juan Carlos Correa. El peón que el jueves, en la villa hípica, le decía a LA NACION que iba a ganar Life of Victory. La verdad, uno miraba más a City Banker, el compañero de caballeriza. Si hasta cuando los juntaron para una foto encandilaba el potrillo. Y Correa seguía serio, invitando por anticipado a un asado.

"¡Le dije, le dije!", grita este tucumano de 36 años cuando ve al cronista, mientras camina al héroe de la tarde -de la vida- en la veterinaria, antes del control del doping. Y se para a hablar. "En la Copa de Oro hizo una mala carrera [terminó cuarto] porque vinieron muy despacio. Mire cómo entró hoy el tordillo, todavía debe estar corriendo." Habla bajito Correa. El tordillo es Royal Jabar, que volvió a venir en la punta ayer. Aquella vez casi gana; ahora fue decimoquinto.

Al peón lo acompaña Juan Sebastián, su hijo de 11 años. "El caballo es manso", describe Correa, y llega un compañero que le alcanza unos tapones para los oídos del caballo. "Los hago yo, con algodón y una media finita", cuenta el hombre que más tiempo pasa con Life of Victory. "Los ruidos lo ponen nervioso". Eduardo Carro, el capataz de El Gusy, se suma con la manta del campeón, y aporta otra coincidencia. "Corrió con el mismo número que Fire Wall, el 3A". Los dos se despiden hasta el día del asado.

Los dos deben haber empezado a festejar cuando Life of Victory dominó buscando los palos, mientras City Banker y Mi Amiguito corrían abiertos. Latency no pudo pasar entre dos rivales y fue tarde cuando descontó, para quedar sexto. Negro da Gaita también demoró en cargar por dentro y también redujo diferencias. Life of Victory ya estaba en el disco.

Un par de horas antes del Pellegrini, allí cerca, estaba John Berendt mirando los caballos del Anchorena. Había en los boxes tres hijos del padrillo Incurable Optimist -uno ganó-, el reproductor que trajo desde los Estados Unidos el día en que rubricó su alianza con Victoria y Pablo Duggan, para criar algunos caballos aquí. Ahora cría todos sus caballos aquí, en El Paraíso. Será porque con estos cabañeros argentinos comparte ese rasgo de amabilidad que apabulla. Que lo lleva a ir al encuentro de LA NACION en plena recorrida. "Mi español sigue siendo malísimo", se disculpa, por eso lo deja a la segunda frase.

"Mi esposa se fue a la Patagonia, de paseo. Yo no me quiero perder las carreras", cuenta Berendt, que revela que disfruta pescando y cazando en el "maravilloso" sur argentino. Salvo que haya un Pellegrini. Se divierte hablando de lo diferentes que son los físicos de los hijos de Incurable Optimist. De lo bien que está el hipódromo y el día, tan agradable. De lo que goza cada vez que viene a nuestro país. Los motivos para que eso pase se siguen amontonando: como Fire Wall, Life of Victory es hijo de Incurable Optimist.

Fin de las coincidencias.

5 caballos de 6 años ganaron el Pellegrini: Athos II, en 1890; Sibila, en 1910; Gorylla, en 2003; Latency, en 2007, y ahora Life of Victory.
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International