El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

martes, 23 de diciembre de 2008

Susana Salamanca, especialista en terapias psicológicas con caballos

El Almería - Almeria,Almeria,Spain

Desde que su pareja le regaló una potra torda llamada Lizzie, no ha parado de trabajar en psicología profesionalmente junto a estos equinos · Los animales, dice, nos ofrecen más de lo que imaginamos

En dirección a la autovía del Mediterráneo desde Turre, pasado el puente sobre el seco río Aguas, primera intersección a mano izquierda, Lizzie pasea tranquila en una tarde de invierno aromatizada de pasto húmedo, con la vista puesta en la magnífica y sorprendentemente verde Sierra Cabrera. Lizzie es una potra torda, el corto pelo tira ya a cano, su crin larga y suave como hilos de alfombra persa cubre la parte derecha del cuello. Es una potra esbelta, fina, elegante.

Susana Salamanca, cuatro años de residencia en el Levante almeriense distribuidos entre Carboneras y Turre, es especialista en terapias asistidas con caballos. Dicho así, sin anestesia, es algo fuerte ¿cómo dice? Lo dicho: terapias asistidas con caballos. A Susana le atrapó su vida la psicología: "Recuerdo el primer día que fui a clase y uno de los profesores nos dijo que el perfil del estudiante de psicología es alguien que busca conocerse así mismo, no la ayuda a los demás, y en un principio es verdad. Todo el mundo desea conocerse por dentro, sus capacidades, sus límites, su miedos, sus satisfacciones; pasado el choque inicial, aprendes a distanciarte de ti para atender a otras personas".

Será cosa del destino, de la magia de las estrellas, vaya usted a saber, el caso es que la pareja e inminente marido de Susana le regaló con motivo de un cumpleaños a Lizzie, la potra torda. Este regalo supuso un cambio en la orientación profesional de Susana, y una canallada para muchas parejas porque después de esto no es cuestión de llegar a la señora con un collarcito de todo a cien. Ellas agradecen el detalle, pero no es lo mismo. La psicología, como toda ciencia que bucea en el alma, en la conciencia, en lo íntimo y, a veces en lo inescrutable, es en gran medida intangible. Ya dijo Freud que 'un puro es, alguna vez, simplemente un puro'. ¿Qué otra cosa puede ser un puro en psicología? Ponga aquí la respuesta.El regate profesional de Susana, que confiesa de si misma: "Siempre he sido una persona que trata de comprender porqué haces lo que haces, o por que actúas de un modo y no de otro, la psicología llegó a decepcionarme porque es mucha teoría, mucho cambio: uno dice esto, pero el otro dice lo contrario. Sin embargo, Lizzie, la potra torda, me abrió el camino de la terapia asistida. La primera terapia ha sido la mía, me ha enseñado a superar retos".

Susana Salamanca cogió el petate y se marchó a estudiar con una profesora de la Universidad de Psicología de la Complutense de Madrid que impartía cursos de terapias asistidas con animales "fue muy interesante y ahí encontré una aplicación de la psicología, porque si no, a lo peor, lo hubiera dejado". Esta mujer ama a los animales y cree que tienen mucho bueno que ofrecernos. Al contrario de las terapias de sofá, en las que se habla y habla y habla, en las terapias asistidas con animales, con caballos concretamente, Susana Salamanca explica que "no es lo que yo saque de la personalidad de esa persona. Aquí, de lo que se trata es que uno aprenda cómo resolver problemas simplemente creando sus propias soluciones; no es una terapia guiada, es buscar elementos diferentes, algo que la persona no está haciendo para despejar, por ejemplo, su timidez, su ansiedad, su depresión, problemas de pareja, superar la dependencia de mujeres maltratadas, es decir, se motiva a la persona para que aprenda a obtener sus propias soluciones". Actúa, pues, en aspectos fundamentales como el de la comunicación y del comportamiento, que se desarrolla al aire libre.

Como especialista en terapias asistidas con animales, con caballos en este caso, Susana Salamanca sabe del amplio campo al que se pueden aplicar: "me decían hace pocos días en Mojácar que hay familias que necesitan apoyo por los niños o por otros motivos. Profesores que están teniendo muchos problemas con los alumnos, con los que hay que trabajar para establecer el liderazgo, trabajos en equipo, cualquier persona puede hacerlo y obtener algo positivo. Yo he visto sonreír a una señora bastante deprimida con el simple gesto de un caballo. Es la fascinación de esta terapia".

Además de Lizzie, hay otros diez caballos y una mula. El comienzo de la terapia es mirarlos, pasear entre ellos. Después, bueno, el después se lo dejamos a la especialista. Susana Salamanca asegura que "los caballos reflejan mucho el estado de ánimo en el que está la persona, actúan como espejo de tu estado. Yo noto que si un día voy enfadada ellos se portan fatal, lo notan". Dicen que a los caballos no se les puede mentir. La tarde entra en sombra, los duendes sueltan neblina, Sierra Cabrera toma apariencia indefinida, confusa, algunos caballos beben agua, otros comen forraje. Uno de ellos se recupera de un golpe cubierto con una manta roja, otro, uno blanco de raza española, gira la cabeza en señal de despedida.


Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International