El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

sábado, 17 de enero de 2009

“El turf no se vive como un negocio”

El Espectador Uruguay - Uruguay

06.01.2009 | 12.18

El 6 de enero el turf uruguayo vive su día de fiesta con el Gran Premio Ramírez. Oscar Bertoletti, gerente del Hipódromo de Maroñas, dijo a En Perspectiva que se espera una concurrencia de “entre 15 y 20.000 personas” que, además de las carreras, podrán disfrutar de “grupos de artistas, paracaidistas” o “de un almuerzo”. Manifestó que “el turf en Uruguay y en el mundo no se vive como un negocio buscando el rédito económico”, ya que tiene componentes de “pasión y de socialización” que son más importantes. En cuanto al premio en sí, indicó que hay “tres o cuatro caballos con buena chance, aunque en el Ramírez ha ganado cualquier caballo y eso es lo interesante y lo más agradable”.
“El turf no se vive como un negocio”
(Emitido a las 7.44 hs.)

JOSÉ IRAZÁBAL:
Podríamos decir que para los fanáticos del turf es prácticamente impensable estar un 6 de enero lejos de Montevideo. No importa que sea momento de vacaciones, que la temperatura sea ideal para estar en algún balneario; el 6 de enero es sinónimo del “Gran Premio Ramírez” y por eso desde temprano en la tarde los seguidores de las carreras de caballos -los “burreros”- se van reuniendo allí en el hipódromo de Maroñas.

El gran premio internacional José Pedro Ramírez, la competencia hípica más importante que tiene el turf uruguayo y una de las más destacadas de la región, se corrió por primera vez en 1889.

Muchos años han pasado desde aquel momento y algunas de las características por supuesto han ido cambiando. Desde 2004, con la reapertura del Hipódromo de Maroñas, el Gran Premio Ramírez se convirtió nuevamente en una fuerte atracción, y no sólo para los fanáticos sino para muchos que poco y nada saben de turf pero que están pendientes de la carrera que se va a disputar hoy a las 20:00 horas.

Es por eso que les proponemos en los próximos minutos, aquí en En Perspectiva, conocer un poco más de este gran premio. Para eso vamos a conversar con Oscar Bertoletti, gerente del Hipódromo de Maroñas.


***


JI – ¿Es así, uno se levanta hoy ya pensando que es un día especial?

OSCAR BERTOLETTI:
Sí, en realidad para muchos de nuestros clientes habituales hoy es el gran día festivo de la hípica nacional; para los que estamos en la parte de organización en realidad hoy es el final de un período que empezó hace unos 90 o 100 días, así que se vive con mucha ansiedad la previa y después con mucha alegría durante la reunión a medida que las cosas van sucediendo.

JI – ¿Y el hipódromo cómo se prepara para un día como hoy? ¿A qué hora arranca la actividad, qué es lo primero que se va haciendo, qué cosas ya se programaron?

OB – Como te decía, la programación de todo este evento lleva un período previo que es crítico, que comienza por mediados o fines de setiembre y termina hoy como broche de oro. Si bien el Ramírez -que va a la hora 20:10- es el gran premio y el más importante, en total se corren 16 carreras. De esas 16 carreras hay 4 carreras que son reconocidas en la escala internacional, o sea que son clásicos reconocidos por la International Federation de autoridades hípicas -la FIFA del fútbol, para hacerlo más claro-. Esos clásicos se corren uno a las 17:00, otro a las 18:30, el Ramírez a las 20:00 y el otro a las 22:00 horas.

Todos ellos son clásicos de mucha relevancia; el Ramírez es el más importante y la primera carrera se corre a las 14:10 hs.

JI – Y con respecto a lo que son esas carreras, ¿qué interés despiertan -por lo menos lo que ustedes perciben- en quienes van al hipódromo? ¿Es un día de ir mucho más temprano?, ¿cómo se va organizando la gente que se acerca a Maroñas?

OB – La gente llega desde temprano, y si bien como bien tú decías esta época del año siempre genera que los días sean de mucho calor, el hipódromo se prepara en las instalaciones y demás a los efectos de recibir a todo el público y que pase una buena jornada. Para que tengas una referencia, esperamos unas 15.000 personas, que es la asistencia que venimos teniendo en los últimos años, y la gente llega entre la primera carrera y las 16:00 horas más o menos.

Las instalaciones del hipódromo nos permiten recibir al público con orden y sin apremios; que la gente vaya tranquila que los vamos a estar esperando y ojalá puedan pasar una buena jornada.

JI – ¿Cuánta gente trabaja en un día como hoy en el hipódromo y cuánta gente va a ver el espectáculo?

OB – Los asistentes son más o menos los que te comentaba, entre 15 y 20.000 personas, es lo que recibimos habitualmente. Y la dotación de funcionarios de la empresa y de empresas vinculadas -porque hoy es un día tan especial que hay grupos de artistas, paracaidistas, etc-, contemplando toda la gente que pone su esfuerzo para brindar el servicio que se brinda a todo el cliente que llega a Maroñas, estamos hablando de más de mil personas.

JI – Es una jornada tradicional, el primer gran premio fue en 1889, ha formado parte de la tradición del Uruguay y también de los propios políticos de este país. Era común poder apreciar allí en las instalaciones del hipódromo a presidentes, ministros, ¿qué pasa con este gobierno? ¿Hay “burreros” dentro de este gobierno que van al Gran Premio Ramírez?

OB – Sí, como bien dices tú, el turf es un deporte que tiene más de cien años, más que el fútbol incluso -los que somos futboleros de ley hacemos ese paralelismo siempre- y ha evolucionado. En las décadas del 40 y 50 la gente de más edad nos dice que la carrera política del intendente de Montevideo pasaba por ser presidente del Jockey Club, hace unas cuantas décadas eso era así. Hoy ha cambiado un poco y se ha convertido en un deporte que es mucho más social. Eso de que es el deporte de los reyes porque fue un deporte que se inició con la clase más alta que tenía origen inglés ha cambiado y tú vas a Maroñas y te encontrás con todos los estratos sociales lo cual lo hace una actividad muy particular.

Si bien puede haber algún senador de algún partido que tenga más visibilidad pública, hay propietarios, allegados, fanáticos, clientes de todos los sectores y de todos los partidos. Cada uno vive el turf con una base diferente; hoy tú tenes la posibilidad de vivirlo desde el propio hipódromo o desde tu casa a través del televisor y el juego telefónico, o desde una agencia que puede estar en Punta del Este, en Colonia, Artigas o Rivera. La tecnología ha permitido que el turf evolucione y en particular en los últimos años hemos apostado mucho a eso para que la actividad y el deporte en sí trasciendan las fronteras lógicas del hipódromo y llegue a todos los hogares del país.

JI – El presidente Vázquez no es de ir, ¿no?

OB – No, el presidente públicamente se ha declarado fanático del boxeo y así se maneja en lo que es la actividad deportiva, pero para darte una referencia el vicepresidente ha ido varias veces, el intendente nos acompaña también, algunos ministros. En lo que tiene que ver con el Poder Legislativo también unos cuantos legisladores nos han acompañado, si bien, y por donde va tu pregunta dirigida, públicamente la visibilidad que tiene las autoridades del partido de gobierno es menor que en otros casos. Pero tenemos constancia y hechos concretos de que nos acompañan de todos los sectores.

JI – ¿Cómo se organiza el tema premios para las carreras de hoy -que son unas cuantas como nos contabas-, y cuánto apuesta la gente?

OB – La gente, como es lógico y natural, piensa que lo que se paga de premios se genera directamente de las apuestas de las carreras; eso es así, las apuestas de los clientes generan premios para los caballos. La bolsa de premios es lo que mueve toda la industria del turf. El turf mueve más o menos unas 60.000 personas; toda la cadena de la cría del potrillo en el campo hasta la exportación del caballo puro de carrera, hay todo un segmento de sociedad que son unas 60.000 personas y todo eso se mueve a partir del premio hípico. El premio hípico se genera básicamente por el aporte de las apuestas de los clientes hípicos y el aporte que se realiza a través de los slots...

JI - …¿de qué orden son las apuestas de un Gran Premio Ramírez?

OB – Un día como hoy, más o menos en las 16 carreras que tenemos, se apuestan unos 14 o 15 millones de pesos, y en el Ramírez en particular se apuestan unos 2 millones de pesos.

JI – ¿Y cómo se reparte? ¿Cuánto se lleva el caballo que gana el Gran Premio Ramírez, el propietario del animal y el jockey?

OB – Como te decía por el contrato que regula nuestra actividad con el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Economía y Finanzas, se establece que hay un monto de premio hípico a entregar. En el caso del Ramírez ese monto de premio son unos 115.000 dólares, y está establecido como se distribuye: el premio hípico es del propietario y la Hípica Rioplatense lo que hace es distribuirlo de acuerdo a determinados porcentajes que están preestablecidos con la Asociación General de Propietarios, de cuidadores, de criadores y de jockey; cada grupo de actores hípicos tiene su asociación y tiene establecido su porcentaje de comisión.

JI – ¿Son 115.000 dólares al ganador?

OB – Son 115.000 dólares la bolsa total, el ganador se lleva más o menos un 60% de eso y después se distribuye por porcentajes: al jockey un 10%, al cuidador un 10%, el propietario se lleva dos tercios más o menos y después como te decía se distribuye socialmente: peón, capataz, cuidador, sereno, veterinario. Para que tengas una referencia, en un día cualquiera de carrera, un caballo implica que reciban un premio hípico 6 o 7 personas, porque aparte del propietario están todas esas personas que te comentaba recién que están vinculadas a la actividad del caballo y que reciben distintos porcentajes de comisiones.

JI – Parece un premio muy jugoso ¿no? 115.000 dólares parece muchísimo dinero. ¿Realmente quienes crían caballos apuestan a llevarse mucho dinero en estas carreras o no va por ese lado básicamente?

OB – No, no, está claro que el turf en Uruguay y en el mundo no se vive como un negocio buscando el rédito económico; tiene un doble componente, tiene un tema de pasión y de socialización, y después hay gente que tiene la fortuna de sacar el “crack del año”, de sacar el caballo que gana el Ramírez. Ahí puede haber un rédito económico, pero en la gran mayoría de los casos la actividad del turf no busca un rédito económico.

¿Por qué te decía lo de que es una actividad que integra y socializa mucho? Es enorme la cantidad de casos en que los propietarios de los caballos son múltiples personas, así sucede en el mundo y en particular en los países latinoamericanos; los grupos de amigos o allegados tienen cuota parte del caballo, nosotros tenemos casos de propietarios que son 15,12 personas, que pueden tener capaz que más de un caballo pero todos tienen pequeños porcentajes. Entonces es una actividad social que permite integrar afinidades tanto familiares como amistades, laborales en algunos casos, entonces son pocos los casos de personas o de empresas que buscan un rédito económico directo a través de la cría del puro de carrera. Siempre hay uno o dos caballos por año que pueden ser “el crack del año”, como lo fue Invasor o como otros caballos que se han vendido en Uruguay por suerte como buenos valores, y esa gente económicamente tiene una diferencia. Pero tengamos en cuenta que hay más de 1.500 propietarios y te estoy hablando de menos de diez caballos que pueden llegar a un éxito de ese tipo, o sea que es muy claro que en el turf se buscan otras cosas y no un tema económico.

JI – Me gustaría compartir algunas preguntas, algunas afirmaciones que llegan también de algunos oyentes que son interesantes. “Cuando llega la internacional todos se disfrazan de turfman pero los burreros son los de todos los días”, nos dice el Facha, que seguramente es un hombre que siente hoy que es un día muy particular y que hay más de un infiltrado ¿no? (risas)

OB – Sí, el día del Ramírez es una fiesta. Lo que dice el oyente con el mensaje es así. Para que tengas una referencia, los fines de semana van normalmente a Maroñas 3.000 o 4.000 personas; hoy eso hay que multiplicarlo por tres, cuatro, o cinco, y hay mucha gente que va porque va a la fiesta que se monta a partir del Ramírez, hoy hay show de espectáculos, actividades del ejército con equinos con destrezas en la pista, shows en vivo, o sea, se trata de tener una oferta que sea atractiva por sí misma; hay mucha gente que va a ver ese espectáculo y cuando hacemos los relevamientos a la salida del hipódromo vemos que algunos ni pasan por la boletería, ni apuestan, sino que fueron a disfrutar de un almuerzo o a compartir un rato con amigos y un poco a ver cuál es el tema del día, porque en particular el 6 de enero en Uruguay es un día festivo entonces implica que la gente tenga un poco más de tiempo disponible y los planes generalmente son o playa o Ramírez ¿no?

JI – Daniel, un oyente de Salinas, nos preguntaba si nos podías contar si está habilitado el restaurante de Maroñas.

OB – Sí, sí, hoy están habilitadas todas las instalaciones que tenemos habitualmente más otras que acondicionamos especialmente. Los servicios gastronómicos son los que primero se colman así que si el amigo quiere ir por Maroñas que vaya temprano que lo vamos a estar esperando. Y funciona también muy bien lo que es la parte de pre venta de entradas y de mesas porque claro, la gente sabe que es una actividad que se planifica y se toman los recaudos del caso haciendo su compra anticipada.

JI – Otro oyente preguntaba por el tema de si se cobran entradas y qué tipo de entradas se pueden sacar para ir a disfrutar simplemente del espectáculo.

OB – Tenemos dos tipos de entradas: la tribuna Folle Ylla, que es una tribuna climatizada, en excelentes condiciones, que sería la tribuna popular, y después tenemos el palco oficial, que es el edificio que está frente al hipódromo, un edificio emblemático de principios de siglo que aparece en todas las gráficas y en toda la comunicación vinculada al hipódromo. Te doy los valores de caballeros que son las referencias: la tribuna Folle Ylla vale 50 pesos y el palco oficial 150, las damas a la mitad de eso y los menores un poco abajo.

Tratamos de que los precios sean populares, vienen siendo los mismos de los últimos tres años a los efectos de que la gente pueda llegar a Maroñas y pasar una buena tarde y un día agradable en verano diferente a la playa.

JI – ¿Quién se lleva el Gran Premio Ramírez hoy?

OB – Ese es un dato que todo el mundo requiere y nadie sabe, porque nosotros decimos lo mismo, si tuviéramos la fija no estaríamos donde estamos sino que estaríamos del otro lado tratando de jugar.

Siempre en esto de las carreras nosotros le damos información al público a través de la [...] especializada, que son los que están todo el tiempo en la pista, tienen más información y son un poco los que guían al cliente; en general hablan de tres o cuatro caballos con buena chance, aunque después en el Ramírez -la historia ha sido un poco así- ha ganado cualquier caballo, y eso es lo interesante y lo más agradable, pero hablan de Relento, de Tomson, de Molinillo, del Bolichero GG…

JI – ¿Son todos uruguayos los candidatos?

OB – Son todos caballos que han hecho su campaña en Uruguay. Relento es un caballo nacido en Brasil pero que hizo toda su campaña en Uruguay; Bolichero GG y Molinillo son dos caballos uruguayos, y Tomson es un caballo nacido en Argentina pero que hizo toda su campaña en Uruguay.

Pero si tú hacés veinte consultas seguramente tenés veinte candidatos porque es una carrera abierta como se dice en el turf, o sea que cualquiera puede ganar, si bien estos que te comentaba son los que en general la prensa da como más indicados. Pero si mañana hablamos, capaz que te digo: “mirá ganó tal caballo que nadie tenía en los papeles”.
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International