El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

sábado, 31 de enero de 2009

En el shopping, con aire campero

El Cronista - Buenos Aires,Argentina


Hace 20 años, dos arquitectos abrieron el primer local de artículos regionales en el Patio Bullrich. Utilizan materiales y mano de obra 100% nacionales y exportan a través de la venta a turistas y de franquicias en el exterior.



En 1988, cuando se abrió el Patio Bullrich, el primer shopping del país, los arquitectos Carlos Mancini y José Aldanondo, instalaron un local de platería y artículos regionales. “El Nochero” fue la marca que los identificó, en referencia al caballo que los hombres de campo guardaban por las noches a cubierto, para tenerlo a mano en caso de necesidad. Los emprendedores inauguraron un concepto nuevo, entrelazando lo urbano con lo campestre, la tradición con la innovación. La característica distintiva del negocio es que utilizan materiales y diseños 100% nacionales.

Hoy cuentan con tres locales: el de Patio Bullrich, más dos franquiciados: uno en Ushuaia (Tierra del Fuego) y otro en Santiago de Chile. Para este año,tienen planes de abrir un par de locales más a través del sistema de franquicias. Durante 2008 facturaron $ 1.750.000 en el local propio, y $ 750.000 entre franquicias y exportaciones.

Mancini y Aldanondo iniciaron el negocio con capital propio, a la par que continuaban con su trabajo en el estudio de arquitectura. Al principio, los socios se ocuparon de diseñar desde la decoración del local, hasta cada uno de sus productos. Hoy cuentan con un equipo de diseñadores internos y externos, que van renovando las colecciones de marroquinería y calzado, para lograr que las prendas, sin dejar de ser clásicas, tengan siempre un toque innovador. Botas y camperas de cuero, calzado urbano, marroquinería y platería fina: desde candelabros a portarretratos, son algunos de los productos que vende El Nochero. La premisa es utilizar siempre materias primas de calidad y de elaboración local. La indumentaria es tanto femenina como masculina, y los diseños son exclusivos y por ediciones limitadas. Hay productos de los $ 50 hasta los $ 5.000.

Si bien el rubro de los artículos regionales se orienta mayormente al turismo, en el caso de El Nochero, nunca se descuidó el mercado de los compradores locales. “Vendemos prendas y artículos que tienen un toque rural pero pueden ser perfectamente usados en la ciudad. El estilo es más Polo que gauchesco”, destaca Mancini.

La marca fue una de las pioneras en introducir la impronta “rural” y la temática de los caballos de polo y el deporte ecuestre en la moda urbana. Entre los clientes, hay gran número de turistas y de argentinos que cuando viajan al exterior desean llevar artículos regionales de calidad para obsequiar a parientes y amigos. También es importante el mercado corporativo. La empresa tiene una división dedicada a este tipo de clientes, y se elaboran productos para hacer regalos empresarios con el logo de cada empresa.

El turismo siempre fue una componente esencial del negocio. “En los 90 había mucho turismo corporativo, con toda la ola de privatizaciones y empresas extranjeras que venían a hacer negocios al país”, dice Mancini. Luego de la crisis de 2001 y la devaluación, comenzó a llegar otro tipo de turismo, más orientado a los viajes de placer y vacaciones, que igualmente aprecian los productos tradicionales y de buena calidad.

Por otra parte, la firma tiene un sitio web en el que figura el catálogo completo de sus productos, una historia de la platería en la Argentina e información sobre el sistema de franchising. Si bien no comercializan sus productos on line, Internet sirve como una vidriera hacia potenciales clientes tanto particulares como corporativos, del país y del exterior.

Durante algunos años tuvieron fábrica propia, pero “la experiencia no fue buena y decidimos tercerizar”, destaca Mancini. Actualmente se manejan mediante alianzas con proveedores y talleres donde se confeccionan los productos, con los materiales y diseños provistos por la empresa. También llegaron a tener locales en el shopping Solar de la Abadía, del barrio de Belgrano y en Punta Carretas, de Montevideo, ambos por el sistema de franquicias. Por algunos años mantuvieron una alianza con el restaurante “Estilo Campo” para vender sus productos en el local. La asociación no resultó el éxito comercial que se esperaba, pero sí repercutió en el mayor conocimiento de la marca. Mancini destaca que, a lo largo de 20 años, fueron aprendiendo muchas cosas por prueba y error. “Aún en las peores crisis, decidimos cuidar la marca y los productos. No bajar la calidad ni lanzar una segunda marca”, señala.

Tradición e innovación

El cuero y la plata son los dos materiales centrales en los que El Nochero basa sus productos. La platería estuvo ligada a la historia del país, desde que los conquistadores bautizaron a este territorio como Virreynato del Río de la Plata. El mismo nombre de la nación Argentina (de Argentum, plata) alude a una leyenda sobre la existencia de yacimientos inconmensurables de este metal, cuya búsqueda impulsó el deseo de los conquistadores españoles de adueñarse de estos territorios. Si bien existieron yacimientos argentíferos en las intendencias de Córdoba y Salta del Tucumán, jamas se encontraron en lo que hoy es la Argentina cantidades excepcionales de este mineral, como sí sucedió en las minas de Potosí (hoy Bolivia). Sin embargo la historia otorgó sentido al nombre del país, a partir del desarrollo de la platería y su uso en la vida cotidiana de los argentinos.

Sin dudas, el cuero es otro de los productos típicos y tradicionales del país. Los inicios de esta industria se remontan a fines del siglo XVII, cuando se registraron las primeras exportaciones de cuero salado, en la entonces colonia española. Fue precisamente la comercialización de cueros (en forma legal o clandestina), la que valorizó al ganado vacuno y marcó el nacimiento de las estancias coloniales. Ya a fines del siglo XVIII aparecieron las primeras curtiembres, y poco a poco, los cueros argentinos fueron ganando prestigio mundial.

Basada en estos dos productos básicos, la marca piensa expandirse a través del sistema de franquicias. “Al principio éramos reticentes, pero es la única forma de hacer crecer el negocio. La clave está en saber elegir a los franquiciados”, señala Mancini. La empresa ofrece 20 años de experiencia en el rubro, una marca establecida, capacitación y asesoramiento en la instalación del negocio y la forma de comercialización.Esto incluye el acompañamiento al franquiciado en las negociaciones con las inmobiliarias y/o centros comerciales, en la búsqueda, selección y entrenamiento del personal en la casa matriz y el asesoramiento para contar con el stock mínimo para empezar el negocio. “Una vez abierto el local, seguimos día a día la venta para reponer lo necesario y que no provoque un sobre stock. También ofrecemos un margen de ganancia amplio, y una recuperación de la inversión en 12 a 18 meses”, destaca Mancini.

La ubicación de los locales resulta fundamental. Las zonas turísticas y de alto tránsito son las más apropiadas. Uno de los objetivos de la marca es continuar con la presencia en los shoppings. Para el 2009 planean abrir un local en el centro comercial que se está construyendo en el Dique 1 de Puerto Madero.

María Gabriela Ensinck

En números

z Fundación: 1988

z Actividad: Diseño y comercialización de indumentaria, calzado y marroquinería, y artículos regionales y de platería

Cantidad de empleados: 6

z Facturación: $ 1.750.000 en el local propio y $ 750.000 entre franquicias y exportaciones
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International