El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

miércoles, 30 de julio de 2008

Increíble círculo de perversión

La Crónica de Hoy - Distrito Federal, Mexico



El asunto de la tauromaquia cada vez me nausea más y lo entiendo menos. Ahí están los recién pasados “sanfermines” o pamplonada, festividad que precisamente en ¿honor? de un Santo llamado Fermín se lleva a cabo cada mes de julio en la capital de la Provincia de Navarra, España, donde tan sólo 848.6 metros de feroz y rápido recorrido crudelizan más el destino de cuando menos media centena de toros y permiten poner en alto riesgo la vida de casi un millar de personas entre lo que dan por llamar “pastores”, “dobladores” y “corredores”, un gran porcentaje de estos últimos gente improvisada, que arriesga su integridad física sin más ganancia que jugarse una ¿aventura? Es un hecho que no alcanzo a entender. Quisiera saber qué pasa en el cerebro de estas personas, especialmente en el de quienes viajan distancias enormes para colocarse, sin más práctica o conocimientos y por lo tanto ¿cuál tradición?, frente a un grupo de astados que, asustados, azuzados, totalmente desenfrenados, van camino al matadero, perdón, plaza, siguiendo una costumbre que data de siglos, lo que indica el poco avance de nuestra ¿civilización? Es algo en verdad aterrador, primitivo, absurdo y cretino, por decir lo menos. En fin…

Quien me conoce, aunque sea de pasadita, sabe que nunca aceptaré las peroratas con las que se intenta hacerme entender en dónde estriba el placer y el arte, la cultura pues, de atormentar a una criatura y de provocarla además para que acuda agresivamente hacia su enemigo humano que terminará asesinándola ¿valientemente? de una estocada, si bien le va, porque los torerillos de hoy ya no sirven ni para eso. Ver a un hombre y mucho peor a una mujer adultos actuando en estos menesteres me resulta harto deprimente, pero no tengo cómo describir lo que siento cuando se trata de unos padres que vía la explotación de su menor hijo le fomentan esta primitiva y salvaje práctica en aras seguramente de salir de pobres y por cuanto realizan así, lo que no lograron hacer por ellos mismos. Es el caso de un matadorcito, de un asesinito que no pasa los 10 años de edad y al que se le conoce como MICHELITO, hijo de un señor de apellido Lagravere, al parecer frustrado torero de origen francés y de la señora Diana Peniche, quienes sin pendiente alguno arriesgan la vida del pequeño franco-yucateco placeándolo por aquí y por allá. Esta acción tan violenta como irresponsable debería estar altamente penada, por más que me vengan con el cuento de que el chiquillo tiene dotes espléndidas para el toreo y lo quiere hacer por decisión propia, pero… estamos en México, donde todo se permite o se ignora. Se sabe además que este matrimonio prepara ya para lo mismo a su segundo vástago de nombre Andrés, con tan sólo 8 años. Ambos chiquillos serán entonces ¿orgullosamente? “matadores” de… becerros, porque es lo que estos niños torean o tal vez de ejemplares con 200 o poco más de kilos y que inclusive por ello mismo no deberían estar siendo usados para el propósito, más, cuando ni siquiera la estatura permite al primer mocosuelo citado aplicar correctamente la muerte por estoque.

Pero… lo que de plano sí se pasó de la raya es un caso recién sucedido este fin de semana en el Municipio de Homún, Yucatán, México, donde un toro conocido como “El Sinaloense” terminó su vida ahorcado, sí, leyeron bien… por unos “vaqueros” participantes de una lidia que según entendí, se conoce como “de lazo”.

Resulta que el propietario del animal, un tal Pedro Pérez, dizque ganadero de San Pedro Kulinché, mismo Estado, crió al toro amañándolo contra los caballos, a grado tal, que cuanto corcel se le ponía enfrente era destripado en máximo 6 minutos por “el toro asesino”, como dieron por llamar a este inocente ser abusado que acumuló 12 muertes equinas en su haber. Bueno, era tal su mala fama que según cuentan, el dueño de “El Sinaloense” decidió asegurarlo por una atractiva cifra y no lo alquilaba por menos de 15 mil pesos dos veces por semana. Inclusive, existen videos públicos que detallan las tristes hazañas del animal. Pero esta última vez, con todo y la furia de sus 480 kilos de peso no pudo contra los toreros de a caballo, que en una competencia por ver qué grupo lo lograba lazar y dominar terminaron ahorcándolo. Así, nada más. Unos jalaron la cuerda para un lado y otros para el contrario, sin que hubiere alguien que mediara compasivamente ante tamaña irracionalidad.

Ante esto me pregunto quién en su sano juicio es capaz de adiestrar a un animal de esa forma. Nada más una mente criminal ¿verdad?, máxime que el toro no solamente estaba entrenado para irse contra los caballos sino también para cobrarse toreros, situación que de suceder permitía al dueño cobrar ¡5 mil pesos más! Pero… todavía más difícil de entender resulta saber que hay ¿empresarios? capaces de “alquilar” este tipo de ejemplares, sin tener en cuenta el riesgo en el que meten no sólo a los otros animales, obligados a participar en tan bajo espectáculo, sino a los mismos asistentes, que por increíble que parezca llenaban a tope las plazas donde este animal se presentaba. De verdad que se trata de todo un círculo de perversión, muy atractivo para cualquier psiquiatra, digo yo, y en el que la autoridad, el ¿ganadero?, el ¿empresario? y el asistente juegan un papel asesino de mucho cuidado. Mejor será no visitar la zona yucateca. ¿Ya me entienden?

EN OTRO ASUNTO TODAVÍA PENDIENTE… ayer hubo audiencia de alegatos por el asunto de las delfinitas. Todo pinta para un buen resultado a favor de los cetáceos. Que así sea. Hay optimismo. Falta saber si habrá sensibilidad. Ley con justicia.
producciones_serengueti@yahoo.com
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International