El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

lunes, 10 de noviembre de 2008

Borricos y mulas contra el boicot de Israel


Las medidas israelíes contra la Franja han afectado al suministro de gasolina. Los palestinos empiezan a aparcar sus vehículos y volver a métodos tradicionales.





SAUD ABÚ RAMADÁN | Los borricos, mulas y caballos son en los últimos meses el medio de transporte más solicitado en la franja de Gaza, porque no consumen ni una gota de esa gasolina que tanto escasea. Muchos habitantes de la Franja mediterránea se han visto obligados a cambiar de medio de locomoción, debido al boicot de carburantes que Israel les impuso hace unos dos meses, lo que ha dejado muchas gasolineras tan secas como el mismo desierto.

"Vendí mi camioneta porque no había gasolina y cuando la hay es mucho más cara de lo habitual y no se puede pagar", dice Saber al Jobour, un repartidor de verduras que vive en el sur de Gaza. Al Jobour es uno de los palestinos que ha cambiado recientemente su vehículo figurativamente tirado por caballos, por el más primitivo medio de un carromato tirado realmente por una mula. Más primitivo sí, pero, desde luego, también mucho más eficaz, asegura el repartidor.

"No es tan rápida como la camioneta, pero por lo menos se mueve y yo puedo seguir el reparto y ganar algo de dinero", dice con resignación.

Y es que en las actual circunstancias de Gaza, con un desempleo que supera el 70% y un suministro de gasolina que llega al 25% de lo habitual, cualquier medio es legítimo para no perder un puesto de trabajo.
Sin cambio de piezas

"No solo no consumen carburante, tampoco requieren que les cambiemos piezas", coinciden en señalar algunos taxistas de Gaza que ya han recurrido al viejo medio de tracción animal.

Al Jobour, por su parte, cree que ahora le es incluso más fácil hacer sus trueques y negocios, porque deambula entre los vecinos por las estrechas calles de Gaza y les vende directamente. "Y encima es mucho más barato que un coche", recalca.

El boicot israelí, decidido por el Gobierno del primer ministro, Ehud Olmert, en represalia por el lanzamiento de miles de cohetes contra ciudades alrededor de la Franja, afecta principalmente a la entrada de gasolina para coches, aunque también el gasóleo para calefacciones es escaso.

Y si la ley de la oferta y la demanda determina el precio de cualquier producto en el mercado, el de estos cuadrúpedos no habría de ser menos.

Según fuentes locales, el precio de borricos, mulas y caballos ha experimentado un incremento de más del 60% en solo seis meses, hasta superar los 800 dólares.

"El precio varía dependiendo del tipo de burro y, por supuesto, de su edad, que podemos saber mirándole los dientes", explica Abú Ibrahim, uno de los vendedores del mercado de animales del barrio Sayaíe, en el este de Gaza capital.

Allí, la actividad comercial es notoria en la última semana, sobre todo alrededor de los animales que pueden ser empleados para el transporte.

Un problema

El único problema que se plantean los nuevos "conductores" es que, aislada Gaza del exterior, también los animales han empezado a escasear. La última semana se han vendido en Sayaíe unos 300 burros, pero la demanda excedía la oferta y el precio fue subiendo progresivamente: el del animal y el del grano para alimentarlo.

Al final, advierten algunos con humor, puede que incluso la tan escasa gasolina llegue a ser más barata que los burros y todos tengan que volver de nuevo a los vehículos de cuatro ruedas.

Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International