El desafío para la Industria del Caballo en la Argentina es nuevamente
"Trabajar en forma INTEGRADA, HACIENDO QUE LAS COSAS PASEN"
Este año ¿lo lograremos?
Mario López Oliva

jueves, 1 de enero de 2009

La Patria (Colombia) - Manizales,Colombia

A los caballos déjelos como una uvita

En el mercado hay gran variedad en accesorios para el caballo, de todos los precios y necesidades. Además de los obligados hay otros para darse ciertos lujos. A paso.

Paola A. Cardona Tobón

El Colombiano/LA PATRIA

Medellín


Para trabajo pesado o liviano, para exposición o para cabalgar por la finca, siempre hay una necesidad en mente antes de comprar lo necesario para el caballo.

Algunos quieren lo básico. Otros, piensan en los lujitos. Y los comercializadores y fabricantes saben eso, por eso, ofrecen diferentes estilos, precios y calidad.

En las monturas, por ejemplo, cuenta Herlen Guerra, de Mesacé, las que más lleva la gente son las de trabajo, para vaquería, que se pueden encontrar desde 390 mil pesos hasta un millón 980 mil pesos, en una promoción que ofrecen de tres monturas aperadas para labores pesadas en la finca.

En general, el valor de esta herramienta depende, según dice, de la calidad, del estilo, incluso del herraje, pues algunas lo tienen en acero inoxidable.

Explica que para trabajo fuerte, la de cuatro barras se sostiene más, sobre todo, en el caso en el que se amarre una res y esta haga presión sobre el equino.

Andrés Hernández, palafrenero en Asdesilla, expresa que en el mercado, en promedio, hay sillas, incluso, hasta de cinco millones o seis millones de pesos. "Lo que se quiera mandar a hacer, al gusto".

Los valores para dejar como una uva al caballo varían entonces, como confirma Jairo Campo, administrador de la Agropecuaria y Talabartería La Castor, de las monturas y accesorios y de la actividad para la que está destinado el animal. "Y esas actividades pueden ser paso fino, trabajo, trotón galopero, equitación, vaquería, paseo o cabalgata".


Otras compras

En correajes se venden mucho arciones, pecheras, apretadoras, cinchas y grupas, que pueden ir desde los 25 mil pesos. Todo depende del material.

En frenos, dice Harlen Guerra, hay desde 40 mil hasta 104 mil, varía según el estilo o si es en acero inoxidable.

Hay aperos, asegura Juan Esteban Vélez, dueño de Sombreros Comboy, de distintos tipos: en cuero o en nylon, en cuero crudo o curtido. Los hay desde 40 mil hasta 300 mil pesos.

Los frenos, complementa, pueden estar entre 30 mil y 150 mil pesos. Y alrededor de dos millones 200 mil pesos en total puede valer un buen equipamiento para el caballo.

"Frenos hay de muchas clases. Todos los días se mandan a hacer de acuerdo con el gusto del montador", manifiesta Andrés Hernández, de Asdesilla.

Para él, otro elemento fundamental para la comodidad del caballo y no maltratarlo, es una alfombra adecuada con una parte en cuero y otra en neopreno. "También sirve para que la silla no se resbale mucho con el sudor del animal".

A algunos se les puede subir el presupuesto cuando el objetivo principal es que el caballo se vea bien. "El que compra la montura de un color, le gusta llevar el apero de cabeza de una determinada manera, por ejemplo, que le combine. Uno encuentra personas que quieren exhibir el caballo o exhibir la montura", afirma Élmer Manuel Atencio, administrador de la Talabartería Pura Piel Perfectos.

Incluso, además de los acabados en cuero, otro lujo es, por ejemplo, hacerle tallados a mano a ciertos elementos, de motivos equinos.

En el mercado hay de todo, depende del bolsillo y del interés que tengan... En esta época, un buen aguinaldo para dueños y caballos.



Contexto

1. Los jinetes también tienen sus accesorios. Lo que más piden, cuenta Jairo Ocampo, de La Castor, son las chamarras o pantalones especiales que lo protegen del sudor. Materiales: lona, cuero, plástico y otras de lujo talladas.

2. También, agrega, preguntan por las chuspas, que pueden hacerse en lona o cuero y confeccionarse para trabajo o de lujo. Pueden ir desde 35 mil hasta 110 mil pesos. Se usan igual: el poncho, el carriel y el sombrero.

3. Una recomendación para cuidar la montura: Si al terminar la jornada de trabajo queda empantanada, limpiarla con un trapo húmedo, no lavarla con agua. Y no se debe poner a secar en el sol, porque se afecta el cuero.
Publicar un comentario en la entrada

Caballos y Opinion. Video News

google287c94251aa248c6.html

Racehorses get jet lag when traveling?

Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International Horses are flown around the world to compete and that raises a few intriguing questions. Andrew Stevens reports.
Racehorses get jet lag when traveling? por CNN_International